Quantcast

Cómo curar una herida en la ingle

Frente a cualquier tipo herida es prioritario saber cómo actuar ante una emergencia de esta índole. Siempre y cuando no requiera de un traslado a un hospital, es conveniente saber primeros auxilios, haciendo hincapié en la limpieza correcta de las heridas.

Sea en una zona delicada como la ingle, la zona de la cabeza, piernas o brazos, es importante recibir atención adecuada.

Lea TAMBIÉN: CÓMO SUPERAR EL MIEDO AL AGUA

Es fundamental que si la herida no es objeto de sutura, al menos debe recibir una limpieza adecuada. Esto con la finalidad que no haya infección luego y que se logre formar una costra protectora de forma correcta.

Igualmente es preciso mencionar que si considera que la herida, sea en la zona de la ingle o en otra parte del cuerpo, requiere atención médica, no lo dude. Acuda al centro asistencial más cercano.

¿La tiña inguinal es una herida?

¿La tiña inguinal es una herida?

No se considera como herida, la tiña inguinal (tinea cruris). Es considerada una infección por hongos que solo genera un tipo de sarpullido rojo y con picor en las zonas cálidas y húmedas del cuerpo.

Mayormente el sarpullido suele afectar la ingle y la parte interior de los muslos, y puede tener forma de anillo.

Se dice que esto, no es considerado como herida, solo una infección que es común en los deportistas. También es común en personas que sudan mucho o que tienen sobrepeso.

Aunque generalmente es molesta y causa incomodidad, la tiña inguinal no suele ser grave. El tratamiento puede consistir en mantener la zona de la ingle limpia y seca, y aplicar medicamentos antimicóticos sobre la piel afectada.

Para evitar este malestar debe mantener la zona de la ingle seca, no compartir sus elementos personales. Usar ropa limpia y mantener una buena higiene.

Tipo de herida y su correcta atención

Tipo de herida y su correcta atención

Existen diferentes tipos de herida que se pueden sufrir en casa , área laboral, escuela , universidad entre otros. Los cortes se pueden generar a partir de picar verduras, un resbalón al caer o al subir en las escaleras, jugando con la mascota, etc.

Todo puede terminar en una herida grande, que debe ser atendidas cuanto antes. Lo primero es determinar el tipo de herida o cortes , esto ayudará a enfrentar la situación.

Según la gravedad de la misma, pueden calificarse de la siguiente manera:

Herida con corte abierto. Son aquellas que afectan la dermis. Por lo general la ocasionan raspones, o cortadas profundas, son peligrosas dado que el riesgo de infección es alto. Y el no atenderla de inmediato la infección será mejor, puesto que, las bacterias se reproducen rápido.

Herida tipo cerrada. Aunque se caracterizan por la ausencia de sangre visible, es decir, no se visualiza unos cortes. Se presentan como hematomas en la piel, aunque el riesgo de infección es menor, se debe tener la precaución de revisar minuciosamente.

Esto palpando la zona afectada, ya que se puede presentar una hemorragia o la ruptura de un vaso sanguíneo. Por lo que si en la revisión se siente un abultamiento se debe ir de inmediato al hospital.

Atención inmediata

Atención inmediata

Antes de limpiar la herida, primeramente, se deben desinfectar las manos utilizando suficiente jabón y agua, logrando una buena esterilidad. Después de realizar esta limpieza en forma profunda, se procede a limpiar la zona afectada.

Se debe revisar minuciosamente los cortes, y verificar si se encuentra algún tipo de residuos, de tenerlos, y poderlos retirar. Si dichos residuos están incrustados, se debe dirigir a un centro médico.

Por lo general son ocasionadas por raspones, en los codos, rodillas, zona de la ingle, cabeza, talones, etc. En estos casos para limpiar la herida, primeramente, se debe desinfectar las manos antes de tocar la herida. Y proceder a lavar la zona afectada con jabón neutro y con agua, se debe secar con una gasa, y comprobar si deja de sangrar.

En caso de seguir sangrando, se debe presionar hasta detener la sangre. Seguidamente, aplica una crema o spray antiséptico, lo importante es que tenga yodo. Si las heridas o cortes son ligero se deja secar al natural, en caso contrario, se coloca una gasa y se cubre con adhesivo.

Paso a paso para el cuidado de una herida

Paso a paso para el cuidado de una herida

Sea en cualquier parte del cuerpo la zona afectada, puede aplicar los siguientes pasos para la atención inmediata.

  1. Lo que se debe hacer de inmediato es lavar la herida con agua limpia y jabón, seguidamente, aplicar el antiséptico que cubra toda la herida.
  2. Si las heridas o cortes presenta una pequeña hemorragia, se debe colocar un paño limpio, preferiblemente sin pelusas. Y realizar presión sobre la herida logrando así detener la hemorragia.
  3. Luego de lavar las heridas o cortes, procede a secar bien la piel de alrededor, coloca algún antiséptico como puede ser, povidona yodada.
  4. Procede a cubrir la herida con una gasa, y sujeta la misma con un adhesivo para fijarla.

Recuerde que es recomendable mantener en casa un botiquín de primeros auxilios, contentivo de lo siguiente:  gasas estériles, adhesivos, pinzas, antisépticos y unas tijeras, algodón, alcohol.

Esto a fin de atender cualquier herida o emergencia que requiera primero auxilios.