Quantcast

Cómo pedir una baja por depresión

Se dice que la depresión es un trastorno emocional que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades.

La depresión es también denominada trastorno depresivo, que afecta los sentimientos, los pensamientos y el comportamiento de una persona. Esta puede causar una variedad de problemas físicos y emocionales.

LEA TAMBIÉN: CÓMO FIDELIZAR CLIENTES

Es posible que quien padezca este trastorno, presente dificultades para realizar las actividades cotidianas. Incluso le cuesta aún más realizar cualquier actividad y siente que no hay motivos fuertes para continuar.

La depresión es un problema que debe tratarse con especialistas, pues no solo se trata de sentirse mal por alguna nimiedad. Es un sentimiento de vacío, hastío y soledad. La mayoría de las personas con este tipo de trastorno se sienten mejor con medicamentos, con psicoterapia o con ambos.

Datos que seguro no sabías sobre la depresión

Datos que seguro no sabías sobre la depresión

La depresión puede producirse solamente una vez en la vida, sin embargo, las personas tienen varios episodios de este sentimiento agobiante. Durante estos episodios, los síntomas se producen durante gran parte del día, casi todos los días y pueden consistir en sentimientos de tristeza, ganas de llorar, vacío o desesperanza.

También hay arrebatos de enojo, irritabilidad o frustración, incluso por asuntos de poca importancia. Está la pérdida de interés o placer por la mayoría de las actividades habituales o todas, como las relaciones sexuales, los pasatiempos o los deportes, estudios y actividades laborales.

Es decir que una persona que atraviesa por un cuadro de depresión se le dificulta trabajar, comer, dormir, caminar, bañarse , entre otras actividades. No por el hecho que no pueda de forma física, es que emocionalmente no siente ánimos, ni tampoco ganas de realizarlas. Es como si la fuerza se apagara.

La depresión produce alteraciones del sueño, insomnio o simplemente hace que la persona afectada duerma demasiado. Otras grandes evidencias de depresión son el cansancio y falta de energía, por lo que incluso las tareas pequeñas requieren un esfuerzo mayor.

Un problema grave

Un problema grave

También la falta de apetito y adelgazamiento, o más antojos de comida y aumento de peso. En este sentido, la ansiedad, agitación o inquietud son otros síntomas.

Algunas personas pueden sentirse infelices o tristes en general sin saber realmente porqué.

La lentitud para razonar, hablar y hacer movimientos corporales son otros de los síntomas. Sentimientos de inutilidad o culpa, fijación en fracasos del pasado o autorreproches también suelen influir dentro de estos trastornos.

Dificultad para pensar, concentrarse, tomar decisiones y recordar cosas pueden ser síntomas. Pensamientos frecuentes o recurrentes sobre la muerte, pensamientos suicidas, intentos suicidas o suicidio también lo serían. Los problemas físicos inexplicables también se presentan, como dolor de espalda o de cabeza son sintomáticos de la depresión.

¿Qué pasa si no puedo trabajar por depresión?

¿Qué pasa si no puedo trabajar por depresión?

Ante un cuadro de depresión, todo ciudadano que padezca esto puede acceder a una baja por depresión. Esta se da cuando un trabajador está imposibilitado temporalmente para desempeñar funciones laborales por motivos psicológicos.

Asimismo, este tipo de baja recibe un tratamiento idéntico al de cualquier tipo de baja por enfermedad común.

Sin embargo, existen unos requisitos que debes cumplir para poder solicitarla:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social y al corriente de pago de las cuotas en el caso de los trabajadores autónomos.
  • En el caso de baja por contingencia común es necesarias una cotización previa de 180 días en los 5 años anteriores.
  • Si se trata de una baja laboral por depresión en caso de contingencia profesional, no se requiere un período de cotización previo.

La baja por depresión puede ser concedida, bien por el médico de familia que diagnostique la enfermedad. O bien por la mutua, dependiendo del motivo que la haya provocado.

En todo caso, los cuadros depresivos pueden originarse por causas personales que afectan emocionalmente y directamente a la persona. Como la muerte de un ser querido, enfermedad grave, problemas de pareja, peleas con hijos, entre otros.

Puntos a tener en cuenta sobre la baja

Puntos a tener en cuenta sobre la baja

Es un médico tratante quien ha de considerar si uno necesita la baja, estableciendo el período inicial y realizando el seguimiento correspondiente.

En este caso, se concederá la baja por contingencias comunes. Pueden ser por causas laborales, sufrir acoso, mala relación con los compañeros, etc.

En este caso, es la mutua la que debe decidirlo. Si la causa es laboral, se concederá la baja por contingencias profesionales.

Es preciso dejar en claro que mientras dure la baja laboral por depresión, el trabajador tendrá derecho a recibir una compensación económica. Claro está, es una compensación que está destinada a cubrir la falta de ingresos que sufre el trabajador durante el tiempo que está indispuesto temporalmente para asistir al trabajo.

Tenga en cuenta que en caso que el médico de la mutua de trabajo quien conceda la baja laboral por depresión, las retribuciones serán las aplicables a las bajas laborales. Y no a las de enfermedad común, correspondiendo al 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja en el trabajo.