Quantcast

La banca española, entre las más afectadas del sector por la pandemia en Europa

El sector bancario español se posiciona en el grupo de los cinco más afectados en 2020 a consecuencia de la pandemia del Covid-19, según el informe de la consultora Oliver Wyman, ‘Listos para liderar. Cómo los bancos pueden impulsar la recuperación europea’.

La firma destaca que la banca española sufrió una caída del 7,6% de los ingresos, una reducción de los activos ponderados por riesgo del 4,7% y un ajuste del retorno del capital del 9,5%.

En el apartado de provisiones, las entidades españolas las aumentaron un 11,1%, cifra que se compara con la media del 9,8% de toda la banca europea. Sin embargo, Oliver Wyman destaca que, de forma generalizada, las provisiones crediticias aumentaron en todos los mercados, ya que los bancos anticiparon un aumento de las tasas de incumplimiento entre particulares y empresas.

LA BANCA EUROPEA «SE JUEGA» UN CUARTO DE SUS INGRESOS

En cuanto a la banca europea, la consultora estima que el sector «se juega» el 25% de sus ingresos, en torno a 160.000 millones, ante los desafíos postpandemia.

En el informe, detalla que el sector bancario en Europa «se encuentra en una posición sólida» para desempeñar un papel «clave» en la recuperación económica de Europa, con un ratio medio de capital CET1 en el 15,3%, frente al 14,4% de 2019. «Menos del 1% del capital total de la industria se encuentra en bancos con ratios CET1 inferiores al 12%», detalla.

Además, recoge que, frente a la estimación inicial de unas pérdidas crediticias agregadas de entorno a 200.000 millones de euros en 2020, finalmente se reportaron 110.000 millones de euros si bien eran «todavía más del doble que en 2019».

«Desde entonces, el 30% de los bancos que informan trimestralmente de sus resultados han liberado provisiones, en promedio el 12% cada uno, y se prevé que se liberen más», detalla la consultora.

El coautor del informe y consejero delegado de Oliver Wyman en España y Portugal, Pablo Campos, considera que los bancos europeos «tienen una oportunidad única de apoyar la recuperación tras la pandemia y de ayudar a abordar algunos de los grandes problemas a los que se enfrenta la economía europea», entre los que se incluye la transición sostenible, la transformación digital o la construcción de nuevas infraestructuras. «Hasta una cuarta parte de los ingresos bancarios estarán en juego a medida que salimos de la pandemia», añade.

El informe, no obstante, también concluye que todavía están por llegar «pruebas más duras», como posibles burbujas de activos a causa de la excesiva liquidez del mercado, los bajos tipos de interés, la inflación o la especulación en los activos digitales.

CINCO RETOS DE LA BANCA EUROPEA

Por otro lado, el informe identifica cinco retos «que Europa necesita que sus bancos aborden» para ayudar a la economía de la región: «relajar» los programas de préstamos de emergencia; adaptarse a la Unión del Mercado de Capitales y al fondo Next Generation UE; financiar la transición del carbono; digitalizar los pagos, los préstamos y otros productos bancarios; y construir la infraestructura financiera del mañana, incluidas las posibles monedas digitales de los bancos centrales.

En este sentido, la consultora destaca el papel de los bancos españoles, a los que considera «ejemplares» en cuanto al desafío de desplegar los programas gubernamentales de emergencia. «Están bien posicionados para contribuir a esta nueva fase de relajación de estas medidas al tiempo que se minimiza el número de insolvencias y compañías zombis», señala el informe.