Quantcast

Andalucía pide la retirada inmediata de la campaña «contra el consumo de carne»

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha reclamado este jueves desde el Parlamento andaluz al ministro de Consumo del Gobierno de España, Alberto Garzón, la «retirada inmediata» de la campaña presentada el miércoles «contra el consumo de carne», a la que ha calificado de «auténtica aberración».

Del mismo modo, la titular del ramo ha pedido al Ministerio de Alimentación, Pesca y Alimentación que también exija su retirada. «Nosotros nos sentimos muy orgullosos de la ganadería andaluza, la mayoría de nuestros ganaderos ha hecho un esfuerzo por realizar una actividad ecológica y podemos defender una producción saludable, con sabor y sostenible que exportamos al resto del mundo», ha afirmado la consejera.

«Parece mentira que un ministro malagueño, provincia en la que hay un gran sector cárnico, ataque la viabilidad de un sector fundamental para la economía de Andalucía y de España», ha añadido.

Crespo ha lamentado «el ataque» a un sector que «da muchos puestos de trabajo y que se visto muy afectado con el Covid y el cierre del canal Horeca», razones por las que, a juicio de la consejera, «lo que se tiene que hacer es ayudarlo» para que «siga abriendo canales de comercialización como está logrando hacer en Asia».

«RESPETO» PARA ANDALUCÍA EN LA NUEVA PAC

En respuesta a una pregunta parlamentaria sobre las nuevas reglas de la Política Agraria Común (PAC), Crespo ha insistido en que el Plan Estratégico Nacional tiene que «acompañar a la competitividad de los agricultores andaluces que suponen el 33% de los perceptores de España».

La consejera ha destacado que «Europa obliga a poner más énfasis» en las cuestiones ambientales y ha cuestionado la viabilidad de «hacer más con menos presupuesto». Con el actual modelo, Andalucía ya cuenta con un 23,5% de agricultura ecológica, «cifra muy próxima al objetivo marcado por Europa».

Fruto de «la unidad de acción» demostrada por el sector agrario andaluz y la Junta de Andalucía, «se ha conseguido un proceso de convergencia paulatino hasta alcanzar el 85% en 2026, alejado de los parámetros inicialmente planteados», según ha apuntado Crespo.

No obstante, la consejera ha fijado como objetivos aún por definirse que el número de regiones productivas no se reduzca más allá del 50%, «como está planteando el Gobierno español», y que los ecoesquemas «se definan por regiones productivas para evitar que se conviertan en una tasa plana muy perjudicial para Andalucía».

Por último, Crespo ha remarcado que dentro de las políticas agrarias es «necesario prestar atención especial al control de contingentes», revisar los acuerdos con terceros países por el Brexit e «imponer las mismas exigencias a los productores de terceros países» para evitar la competencia «desleal» de los productores españoles y andaluces.