Quantcast

La Asociación de Usuarios de la Comunicación rechaza contrarreforma de Telemadrid

La Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) ha rechazado la contrarreforma de Telemadrid planteada por el Partido Popular porque acarreará «más dependencia política y gubernamental», han indicado en un comunicado.

También advierten de «una pérdida de independencia profesional y el cierre de una experiencia pionera de participación de la sociedad civil en la gestión de los medios públicos».

Este último aspecto es para la asociación «especialmente decepcionante ya que el modelo adoptado para selección de los miembros del Consejo de Administración en la Ley de Radiotelevisión Madrid aprobada en 2015 es un ejemplo pionero, a seguir por otros medios públicos en favor de una mayor independencia, pluralismo, neutralidad y objetividad».

«La contrarreforma que el Grupo Popular de la Asamblea de Madrid pretende aprobar en trámite de lectura única no propone ninguna medida para la mejora de la eficiencia de RTVM ni para una mayor garantía del cumplimiento de su misión de servicio público», han insistido.

La entidad destaca sobre la «eliminación de la participación social y profesional en el Consejo de Administración» que en su modelo actual sus miembros son elegidos por la Asamblea de Madrid a partir de una propuesta de carácter mixto por parte de los grupos parlamentarios y de las organizaciones profesionales y sociales representativas del sector de la comunicación en la Comunidad de Madrid.

LOS CANDIDATOS, COMPETENCIA EXCLUVIVA DE LOS GRUPOS

Lo que se pretende ahora, sin embargo, es modificar o derogar estos artículos «con el fin de reservar a los grupos parlamentarios en exclusiva la propuesta de candidatos para la elección de los miembros del Consejo de Administración de Radio Televisión Madrid, minusvalorando la gran labor realizada en estos años por el Consejo fruto precisamente de la diversidad de sus miembros».

Ello significa, «a pesar de los pseudoargumentos utilizados para justificar el cambio y teniendo en cuenta la dinámica de las mayorías parlamentarias, un paso atrás en la independencia de RTVM en favor de una mayor gubernamentalización de la radiotelevisión pública».

A las organizaciones de la sociedad civil «se pretende arrinconarlas en el Consejo Asesor, órgano cuya existencia AUC ha defendido siempre, pero que no deja de ser una instancia puramente consultiva, sin ninguna capacidad de decisión». Se reúne «cuatro veces al año».

Además el nuevo Consejo de Administración «pierde atribuciones» porque «aunque se mantiene su capacidad para proponer a la Asamblea candidato o candidata a la dirección general, se elimina de sus funciones el nombramiento y cese del personal directivo, lo que de nuevo contribuye a debilitar la figura del Consejo de Administración».

DIRECTOR GENERAL

Consideran en la asociación que uno de los elementos claves de la independencia de RTVM ha sido la consolidación de la figura de un director general propuesto por el Consejo de Administración y ligado al mismo en su horizonte de gestión pero «se pretende ahora reducir su mandato de seis a cuatro años, eliminar la posibilidad de que pueda mantenerse en funciones si no hay acuerdo amplio para su reelección, y, para tal caso, se introduce la figura de un administrador único con sus mismas competencias».

Este administrador único va «en línea con otras contrarreformas, como la operada en RTVE en 2012, de modo que puede ser elegido por mayoría simple en segunda votación».

Se trata, por todo ello, de «un paso en la dirección contraria de la que deben seguir los medios públicos para justificar su existencia en un entorno audiovisual como garantía de pluralismo, neutralidad y cohesión con su entorno social».