Quantcast

El Gobierno reconoce a la técnica de vidrio soplado como Patrimonio Cultural Inmaterial

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes 6 de julio el reconocimiento de la técnica del vidrio soplado como Patrimonio Cultural Inmaterial.

Así lo ha anunciado el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, en una publicación en su cuenta de Twitter. «En el Consejo de Ministros hemos reconocido a la Técnica del Vidrio Soplado como Patrimonio Cultural Inmaterial», ha señalado.

«2000 años de historia, con el floreciente siglo XVIII y con la Real Fábrica de La Granja (Segovia) y la de Gordiola (Mallorca) como centros de referencia ¡Enhorabuena!», ha tuiteado Rodríguez Uribes.

Para la tramitación del Real Decreto, aprobado a propuesta del ministro de Cultura y Deporte, se han recabado los informes del Consejo de Patrimonio Histórico y del CSIC como instituciones consultivas en la materia, según ha informado el Ministerio.

En el contenido de este Real Decreto se hace referencia a la descripción de esta técnica estableciendo que sus procesos, conocimientos, productos, instrumental y maquinaria asociada, así como espacios arquitectónicos, presenta un conjunto de valores históricos, inmateriales, tecnológicos y artísticos que merecen de preservación, por ser una actividad vinculada a la cultura española, con grandes centros de producción de más de tres siglos de vigencia, como son el Centro Nacional del Vidrio de la Granja en Segovia y los Vidrios Gordiola en Mallorca.

Además, el Ministerio de Cultura ha señalado que por todo el territorio español coexisten experiencias individuales con este tipo de técnica, en forma de pequeños talleres artesanos, en muchos casos unidos a museos, que buscan revitalizar y dar visibilidad a producciones características de centros ya extinguidos.

Al mismo tiempo, es de gran relevancia de cara al reconocimiento patrimonial, la variedad de la producción, que en la actualidad mantiene los modelos históricos, junto a nuevos diseños y gran variedad de tipologías.

A pesar de esta importancia histórica y sociocultural, en la actualidad la viabilidad de esta práctica se ve amenazada por varios factores como la competitividad de la producción industrial del vidrio y otros materiales frente a esta técnica tradicional. Además, existe una falta de interés de las nuevas generaciones, lo que provoca una situación de peligro a causa de la disminución del número de depositarios de los conocimientos.