Quantcast

Arrimadas: Cs no piensa en elecciones porque está centrado en «gobernar bien»

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha afirmado este miércoles que ahora el partido no está pensando en elecciones porque está centrado en «gobernar bien» en Castilla y León, Andalucía y cientos de municipios, y ha recordado que aún faltan dos años para los próximos comicios autonómicos y locales.

Así ha respondido en una entrevista en Castilla-La Mancha Media, cuando le han preguntado si Cs concurrirá en solitario a las siguientes elecciones autonómicas y generales o si se plantea una posible alianza del centro derecha junto al PP.

«Nosotros somos el único partido liberal de España y vamos a defender los principios de este partido, siempre pensando en el interés general», pero «no estamos pensando en elecciones ahora, estamos pensando en gobernar bien», ha manifestado. En este sentido, ha apuntado que «en los Ayuntamientos quedan todavía dos años de legislatura» y ahora «hay que estar centrados en la gestión».

Respecto a si la formación naranja acabará fusionándose con el PP, Arrimadas ha dicho, en otra entrevista en CMM Radio, que «el futuro de Ciudadanos es seguir siendo ese espacio» que representa a quienes quieren votar a una opción política «liberal» que defiende «la igualdad de todos los españoles en todos los rincones de España» y que antepone «el interés general» a los intereses partidistas.

«Llevábamos 40 años sin un partido de centro, que huyera de las trincheras y que buscara acuerdos buenos para los ciudadanos», así que «vamos a seguir trabajando con fuerza porque este proyecto merece mucho la pena», ha destacado.

DECIDIÓ LIDERAR EL PARTIDO EN UNA SITUACIÓN «DIFÍCIL»

Arrimadas ha asegurado que no da importancia a las encuestas que atribuyen unas bajas expectativas electorales a Cs y muestran una baja valoración de su líder, porque lo que le preocupa no son los temas de la «burbuja política», sino cómo resolver «los problemas de verdad» que afectan a la gente en su vida diaria.

Además, ha indicado que, cuando decidió presentarse a las primarias para presidir Ciudadanos, después de que Albert Rivera dimitiera por el fracaso en las elecciones generales de noviembre de 2019, ya sabía que estaban «en una situación muy difícil», tras perder el 80 por ciento de los escaños que tenían en el Congreso.

Y cuando se unió al partido en 2012 en Cataluña, ya era consciente tampoco iba a ser para «vivir mejor»: «Yo siempre que he estado en política he sabido que he venido a luchar, no a facilitarme la vida, sino a todo lo contrario, a complicármela».

«Pero merece mucho la pena luchar por un proyecto que sí que cree en la igualdad de todos los españoles, que lo mismo te dice no a los indultos que defiende los derechos de las personas LGTBI, que no dice una cosa en el País Vasco, otra en Castilla-La Mancha, otra en Madrid y otra en Andalucía, sino que dice lo mismo en todas partes», ha afirmado.

También ha resaltado que Cs «no se pliega al nacionalismo», conoce «muy bien» Cataluña y «sabe perfectamente cómo funcionan los partidos separatistas», mientras que el PP y el PSOE, cuando gobiernan España, «al final siempre ceden» ante los nacionalistas.

INSTA A LOS BARONES SOCIALISTAS A «MOVERSE» CONTRA LOS INDULTOS

En relación con los indultos que el Gobierno de Pedro Sánchez ha concedido a los líderes independentistas condenados por el ‘procés’, Arrimadas ha reiterado que le parece «indignante». Cree que esta decisión –contra la cual se han pronunciado algunos dirigentes autonómicos socialistas, como el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, «merece algo más que salir un día y decir ‘no estoy de acuerdo'».

«Hay que hacer algo más, hay que ser más contundentes y, sobre todo, moverse internamente para que esto no se lleve a cabo», ha recalcado, advirtiendo de que, si no, Sánchez «va a seguir aplastando las instituciones del Estado y la igualdad».

Considera que no se puede aceptar que haya «una España de primera y una España de segunda» en donde comunidades autónomas que «han sido leales a España» quedan «olvidadas». A su juicio, tras los indultos, el Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos hará «más cesiones a los partidos separatistas» y eso provocará que, por ejemplo, los niños castellano-manchegos «no tengan los mismos oportunidades» que otros que hayan nacido en otras comunidades.