Quantcast

Pekín extiende la presión sobre más plataformas tecnológicas chinas

Las autoridades chinas, que este fin de semana ordenaron retirar la app de la plataforma de transporte DiDi de las tiendas de descargas del país, han extendido la presión sobre otros negocios online cotizados en los mercados estadounidenses, a los que ha requerido interrumpir el registro de nuevos usuarios.

En concreto, la Administración del Ciberespacio de China (CAC) ha anunciado este lunes la apertura de una investigación sobre las actividades de las plataformas Boss Zhipin, enfocada a la contratación, y de las aplicaciones para camiones Yunmanman y Huochebang, que se fusionaron en 2017 para formar Full Truck Alliance.

La CAC explicó la apertura de pesquisas respecto de las plataformas para “prevenir los riesgos de seguridad de datos nacionales, mantener la seguridad nacional y proteger el interés público”.

“Con el fin de cooperar con el trabajo de revisión de la seguridad de la red y evitar que se expandan los riesgos, durante el período de revisión, Full Shipment, Truck Gang y BOSS Direct Employment detuvieron el registro de nuevos usuarios”, indicó la Autoridad.

Este lunes, la plataforma china de transporte compartido DiDi Chuxing ha reconocido que la retirada de su aplicación de las tiendas de descargas en China en cumplimiento de la orden del regulador de ciberseguridad del gigante asiático “puede tener un impacto adverso en sus ingresos en China”.

CAC notificó ayer a las tiendas de descargas de apps en China la eliminación en el país de la aplicación ‘DiDi Chuxing’ al determinar que esta recopilaba información personal en violación de las leyes y regulaciones pertinentes de la República Popular China.

Asimismo, el regulador chino exigió que la empresa de transporte compartido cumpliera estrictamente con las leyes y regulaciones, siguiera las normas pertinentes establecidas por las autoridades gubernamentales de la República Popular China y rectificara el problema de garantizar la seguridad de los datos personales de los usuarios.

De este modo, una vez que la aplicación ha sido retirada de las tiendas en China, ya no se puede descargar en el país, aunque la compañía subrayó que los usuarios que previamente habían descargado e instalado la app en sus teléfonos pueden seguir usándola.

“La compañía se esforzará por rectificar cualquier problema, mejorar su conciencia de prevención de riesgos y sus capacidades tecnológicas, proteger la privacidad y seguridad de los datos de los usuarios y continuar brindando servicios seguros y convenientes a sus usuarios”, indicó la empresa en un comunicado.

La plataforma aseguró que, al margen de la suspensión del registro de nuevos usuarios en China que se anunció previamente el 2 de julio de 2021 y la eliminación de la aplicación en China como se anunció este domingo, DiDi mantiene las operaciones normales a nivel mundial.

La presión de las autoridades chinas de ciberseguridad representa un nuevo capítulo en la ofensiva de Pekín contra las empresas tecnológicas del país, después de que los reguladores de competencia y de las finanzas de China ya lanzaran a finales del pasado año procedimientos contra empresas como Ant Group y Alibaba, así como sobre el grupo de comercio electrónico Meituan.

COTIZADAS EN WALL STREET.

DiDi comenzó a cotizar el pasado miércoles en Wall Street, después de haber levantado unos 4.400 millones de dólares (3.695 millones de euros) en la oferta pública de venta (OPV), una de las mayores operaciones de este tipo por parte de una empresa internacional desde el debut bursátil de Alibaba en 2014.

Como Didi, Full Truck Alliance y Boss Zhipin empezaron a cotizar en la Bolsa de Nueva York el pasado junio, levantando 1.600 y 912 millones de dólares (208 y 119 millones de euros) respectivamente, según ‘Financial Times’, que recuerda que los tres grupos están respaldados por el gigante tecnológico chino Tencent.

En la primera mitad de 2021, un total de 34 empresas chinas levantaron un récord de 12.400 millones de dólares (1.614 millones de euros) con salidas a Bolsa en Nueva York.

De su lado, los reguladores estadounidenses han intensificado el escrutinio de las empresas chinas cotizadas en el país después de que Luckin Coffee se viera envuelta en un escándalo contable que desembocó en su retirada del Nasdaq.

Según una ley aprobada en diciembre, las empresas chinas que cotizan en las bolsas estadounidenses pueden ser excluidas de negociación si no proporcionan a las autoridades estadounidenses acceso a las cuentas auditadas, algo que choca con la postura de Pekín, según ‘Financial Times’.