Quantcast

Fernández acusa a Aragonès de «ni confirmar ni desmentir» si está sometido a Puigdemont

El líder del PP catalán, Alejandro Fernández, ha acusado este lunes al presidente del Govern, Pere Aragonès, de «ni confirmar ni desmentir» si está sometido jerárquicamente al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que reside en Bélgica, y si considera que él es el presidente legítimo.

En un encuentro de unos 40 minutos que Fernández ha calificado de cordial, el dirigente del PP ha trasladado a Aragonès que el Consell per la República (CxRep), la mesa de diálogo del Gobierno central y el de la Generalitat y el papel de Puigdemont provocan que «una parte sustancial de la política catalana no esté sometida a luz y taquígrafos» ni a control parlamentario, ha dicho Fernández en rueda de prensa tras la reunión.

Ha defendido ante Aragonès la necesidad de proteger la convivencia, con una «renuncia explícita al conflicto contra el Estado de Derecho y la confrontación entre catalanes», participando en los debates en foros como la Conferencia de Presidentes autonómicos y el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y asegurando que los medios públicos sean plurales y proporcionen información neutral.

El dirigente del PP ha dicho a Aragonès que la economía catalana no funciona y que requiere medidas como reducir impuestos, eliminar intervencionismos políticos, defender la propiedad privada y reindustrializar Cataluña, un «programa liberal» en discrepancia absoluta con la óptica de izquierdas de Aragonès, según el líder popular.

Fernández, que ha planteado medidas para garantizar una sociedad del bienestar, ha querido abordar el repunte de casos de coronavirus y las previsiones de la temporada turística, pero ha explicado que Aragonès tratará estas cuestiones en una comparecencia en el pleno del Parlament de esta semana.

Sobre los fondos europeos, Fernández ha dicho que el Govern «hace bien» criticando prácticas del Gobierno central, pero le ha acusado de copiar sus prácticas con falta de transparencia, y ha pedido a Aragonès que explique de forma detallada cómo estos fondos pueden fomentar el empleo.

POSTURAS OPUESTAS

A preguntas de los medios, ha explicado que no han abordado cuestiones como los indultos, la amnistía y la autodeterminación: «Las posturas son tan diametralmente opuestas que no hace falta hablar mucho más. En este tema no nos entenderemos», por lo que ha optado por tratar asuntos como la convivencia y la economía, aunque tampoco han alcanzado acuerdos.

Fernández ha asegurado tras la reunión que, «aunque no haya tenido ningún efecto práctico ni ningún resultado, siempre es bueno que entre los responsables de las diferentes formaciones políticas haya un diálogo abierto sin condiciones», y ha agradecido una cordialidad que dice que no ha encontrado durante muchos años en reuniones similares.

Sobre qué ha cambiado para que se reúna con Aragonès cuando no lo hizo con su antecesor, Quim Torra, ha asegurado que mantuvo conversaciones telefónicas parecidas con Torra pero no reuniones presenciales, porque quería fijar un orden del día centrado en asuntos como la independencia de Cataluña y la amnistía, según él: «Evidentemente no podíamos ir a una reunión con este orden del día».