Quantcast

FECEI considera que el español puede ser una gran fuente de riqueza para España

La Federación Española de Centros de Enseñanza de Idiomas (FECEI), entre cuyos afiliados se cuenta muchas academias orientadas a impartir cursos de español para extranjeros, ha remarcado “la importancia económica del idioma español, hablado por más de 600 millones de personas en todo el mundo, y la capacidad de convertir a la lengua común en un vector de creación de riqueza para España, en forma parecida a cómo ya lo es para la otra gran lengua internacional, que es el inglés”.

Según FECEI, “España es el destino preferido de los estudiantes del Programa Erasmus, y el impacto económico de estos alumnos y de otros procedentes del exterior supuso para España unos ingresos de 3.795 millones de euros en el curso 2018-2019, según los estudios más rigurosos”.

Conforme a los datos de la Federación de escuelas de español en España (FEDELE), la cifra de estudiantes de español en nuestro país “alcanza los 1.044.898, si consideramos todos los que se matricularon en instituciones españolas para realizar sus estudios de o en español”.

Para Begoña Llovet, presidenta de FEDELE, “la promoción del español debe ocupar un lugar preferente en las agendas de los gobiernos autonómicos y del Gobierno de España, puesto que es un recurso económico de primer orden que aporta a nuestro país no solo riqueza, sino también prestigio, atractivo para el talento y la inversión, y una gran proyección internacional”.

Por su parte, Scott Markham, presidente de FECEI, ha afirmado: “Con la potencialidad del idioma español, es una buena idea disputar a otras ciudades del mundo, como Miami o México D.F, la capitalidad de la comunidad de habla hispana, y ello tiene implicaciones económicas muy importantes en el Sector Educativo, en la producción audiovisual y discográfica, en la organización de Congresos y otros eventos, etcétera”.

“Dado lo anterior, –añade Markham– desde FECEI saludamos con entusiasmo iniciativas como la Oficina del Español y cualquier otra que coopere en sus fines con el Instituto Cervantes, y nos brindamos a colaborar con ella. Consideramos que descalificarla con apelativos como el de “chiringuito” no denota más que una grave ignorancia”.