Quantcast

El PPdeG arremete contra BNG y el PSOE a costa de los indultos

El secretario general del PP gallego, Miguel Tellado, ha defendido este jueves, en la que constituye la última comisión institucional del periodo de sesiones, una iniciativa en la que se aborda la figura de los indultos a propósito de los políticos independentistas. El debate de la propuesta, aprobada con los votos de la mayoría popular y el no de la oposición, ha servido para arremeter contra BNG y PSOE.

Así, Tellado ha concluido que el debate de la iniciativa ha servido para «destapar la careta» del BNG, al que le acusa de un «falso moderado de blazer» en el Parlamento, en referencia a su líder, Ana Pontón, pero ser, en realidad, «socios de los delincuentes de Bildu y ERC», «unos por matar y otros por subvertir la ley».

La iniciativa aprobada recoge que el Parlamento «expresa su respaldo absoluto a la Constitución, el Estatuto de Autonomía de Galicia y al resto del ordenamiento jurídico como garantía del estado de derecho y de la democracia en nuestro país».

Asimismo, manifiesta el «apoyo a la labor que realizan todos los días los diferentes tribunales de justicia, con especial mención al Tribunal Supremo, de manera independiente, responsable y sometidos únicamente al imperio de la ley como establece el artículo 117 de la Constitución Española».

Finalmente, insta al Gobierno de España «a respetar las decisiones de los jueces, no usando la figura del indulto con fines partidistas, para beneficiar a aquellos que vulneran la Constitución y cometieron múltiples delitos en los que, como manifestaron publicamente, pretenden reincidir».

«UNA DECISIÓN DE VALENTÍA»

En su intervención, el viceportavoz socialista, Pablo Arangüena, ha señalado que la Constitución «habilita» la posibilidad de conceder indultos. «La decisión será acertada o no, pero no es muy popular, y para tomar decisiones impopulares, hay que tener valentía más allá del medio plazo», ha justificado, para rechazar que pueda haber un «interés partidista» como se recoge en la iniciativa aprobada.

Arangüena aseguró que el PP «tiene el récord del indulto más aberrante», el del «kamikaze, amigo de su partido (el PP), que causó la muerte de una persona tras circular cinco kilómetros» en dirección contraria y matar a una persona.

Volviendo sobre los independentistas, el diputado socialista sostuvo que «cualquier persona razonable tiene dudas, porque no está garantizado» la consecución de los objetivos, pero «de lo que no hay dudas es que no hay otra posibilidad para destensar y quitar argumentos a los políticos presos (y no presos políticos, dijo), que llevan tres años y siete meses en prisión».

LOS INDULTOS DEL PP

El diputado nacionalista Iago Tabarés, que manifestó que él sí considera que son «presos políticos», ha calificado la iniciativa de «extemporánea» y de «falta de respeto» al Parlamento. Al respecto, sostuvo que, por un lado, los indultos «son irrevocables», como así lo dicta la ley y ha querido llamar la atención sobre que se conceden a personas condenadas previamente, ironizando con que «cuando haya indultos a personas absueltas de un procedimiento penal», podrían «hablar» del tema.

Por otro lado, recordó que el PP rechazó abordar una reforma estatutaria porque era «importar» debates a Galicia que no estaban entre las preocupaciones, pese a lo cual ahora se ha traído a la Cámara este debate.

Tabarés también recordó que se han realizado más de 10.500 indultos en la democracia actual y que la mayor época de ellos fue con Aznar entre 1997 y 2000, con una media de 13 diarios. «Una quinta parte delincuentes por delitos contra la salud pública, no sé si el tráfico de drogas les despierta especial sensibilidad», se ha preguntado, antes de indicar que «también (se indultó) a terroristas, asesinos, a condenados por terrorismo de estado, e incluso a un juez condenado por prevaricación».

«NACIONALISMO DE PANDERETA»

El secretario general del PP gallego observó que el BNG mostró «su auténtica cara» frente a la «falsa moderación». «¿Tenemos que ser ajenos a esos señores que declaran la independencia, subvirtiendo el orden constitucional y el estado de las autonomías, que unos señores se salten la ley y apelen a la violencia y al uso de la violencia? ¿Y ustedes vienen aquí a defender a esos señores?», ha cuestionado Tellado, quien remarca que el PP «se somete a lo que dicten los juzgados y aquí habló el Supremo».

Tellado acusó al BNG de ser «una mala copia de Bildu y ERC». «Esos son sus socios, delincuentes, unos por matar y otros por subvertir la ley», ha acusado Tellado, quien defendió que su iniciativa solo pretendía defender que «se respete la ley». «Son más sectarios que nacionalistas y más independentistas que gallegos, por eso apoyan a ERC aunque perjudique a Galicia. Son un nacionalismo de pandereta», ha arremetido.

En respuesta a Arangüena, el diputado popular ha replicado que Pedro Sánchez «no sería presidente del Gobierno sin el apoyo de los independentistas». «No le voy a explicar la relación del PSOE con la verdad», ha ironizado Tellado, quien ha afirmado que los populares están «más preocupados» desde este miércoles tras las palabras de Sánchez sobre que no apoyará un referendo de autodeterminación, puesto que sospechan que es lo contrario a lo que ha dicho.

El dirigente popular también afirmó que Sánchez, que accedió por primera vez a la Presidencia del Gobierno a través de una moción de censura, «llegó haciendo trampas» al Ejecutivo y ahora «se mantienen haciendo trampas», de ahí, ligó, «indulta a sus socios para mantenerse en el Gobierno».

«Conceder indultos no es tener sentido de estado, sino poner por encima intereses partidistas, se enmiendas ustedes a sí mismos y todo lo que dijeron», ha considerado, antes de concluir que es un «presidente del gobierno y un gobierno secuestrado».

RECHAZO INICIATIVA

Por otro lado, una iniciativa del BNG sobre memoria histórica resultó rechazada en la Comisión Institucional. En ella, se defendían actuaciones como homenajes a la guerrilla antifranquista, la necesidad de realizar un estudio independiente sobre todos los bienes en manos de los Franco, la promoción de la Isla de San Simón como Isla de la Memoria y la retirada de todos los elementos de exaltación del franquismo, entre otras medidas.