Quantcast

Qué es la basura espacial

En las órbitas de la Tierra, décadas de viajes espaciales han generado grandes cantidades de basura, la llamada basura espacial. Las colisiones con las partículas más pequeñas pueden causar grandes daños o incluso destruir la estación espacial tripulada ISS o los satélites.

¿QUÉ ES LA BASURA ESPACIAL?

En 1957, la Unión Soviética lanzó el satélite Sputnik, el primer objeto construido por humanos en órbita. Desde entonces ha habido más de 6.500 lanzamientos de satélites. Todos dejan basura de una forma u otra: la llamada basura espacial.

Con los satélites puede tomar fotos, recibir programas de televisión o ser guiado a algún lugar con el dispositivo de navegación en el automóvil. Pero a veces un satélite se rompe o choca con otro satélite o una piedra errante del espacio, un llamado meteorito. Y luego muchas partes vuelan alrededor.

Desafortunadamente, no puedes simplemente recolectarlos y traerlos a la tierra. Esto se llama basura espacial porque las partes orbitan la Tierra sin una guía y luego pueden convertirse en un peligro para otros satélites.

En la Tierra, no debemos tener mucho miedo a la basura espacial. Si una parte cayera a la tierra, se calentaría mucho debido a la resistencia del aire y es casi seguro que se quemaría.

Wolfgang Riede: “La basura espacial puede tomar la forma de un satélite, que desde el exterior parece bastante intacto, pero ya no es controlable. El ejemplo más destacado es el satélite Envisat de la Agencia Espacial Europea. Sus dimensiones están en el rango de veinte por diez metros y pesa más de ocho toneladas. Envisat ha sido basura espacial de facto desde el Domingo de Pascua de 2012: ya no se puede controlar porque detuvo por completo la comunicación en ese momento».

Las estadísticas

En el extremo superior del rango de tamaño de la basura espacial, además de los satélites fallidos, hay sobre todo etapas superiores de cohetes que una vez los pusieron en órbita.

Los pequeños objetos de chatarra, por otro lado, consisten principalmente en los restos de colisiones anteriores de grandes piezas de chatarra. Esto reúne un total de alrededor de 6.300 toneladas de basura espacial; según estimaciones estadísticas, 750.000 de estos son objetos que son peligrosos para las naves espaciales y miden más de un centímetro.

La chatarra se encuentra principalmente en las mismas órbitas que utilizan los satélites, por ejemplo, en una órbita geoestacionaria a 36.000 kilómetros sobre la superficie de la tierra. Aquí los satélites mantienen su posición relativa a la tierra, por lo que siempre están sobre el mismo punto de la superficie terrestre.

Estos satélites se utilizan para telecomunicaciones y transmisión de televisión. Pero las órbitas inferiores también juegan un papel importante.

MUY RÁPIDO Y MUY PELIGROSO

Etapas de cohetes quemados, satélites rotos, destornilladores perdidos y partículas de pintura astilladas: la órbita alrededor de la tierra está llena de basura espacial. La basura es peligrosa y ahora bastante común.

Qué es la basura espacial
Qué es la basura espacial

Alrededor de 8.500 toneladas de chatarra se precipitan sobre sus cabezas. Ocurre, por ejemplo, cuando dos satélites chocan. Algunos de estos objetos son bastante grandes, mientras que otros son diminutos.

La basura espacial siempre es peligrosa: a una velocidad de decenas de miles de kilómetros por hora, incluso las partículas diminutas se convierten en proyectiles destructivos.

BANG EN EL ESPACIO

Una colisión bastante espectacular en el espacio ocurrió en febrero de 2009. El satélite de comunicaciones estadounidense Iridium 33 chocó con el satélite de reconocimiento ruso Kosmos 2251 a una altitud de casi 800 kilómetros. La velocidad del impacto fue de casi doce kilómetros por segundo.

100.000 PARTÍCULAS PEQUEÑAS

La energía liberada en el impacto fue equivalente a unas diez toneladas de explosivos TNT. No es de extrañar que no quedara mucho de los satélites: se estima que 100.000 piezas de escombros tenían un tamaño de una pulgada o más.

El problema no es solo el número de fragmentos, sino también la altura de su órbita: los fragmentos orbitarán la Tierra durante unos cien años antes de que se quemen en la atmósfera.

Dos años antes, China disparó deliberadamente un satélite en desuso con un cohete. El resultado: más de 3.000 fragmentos más grandes en el espacio. La Estación Espacial Internacional ISS tiene que realizar maniobras evasivas todos los años porque esos desechos se acercan peligrosamente a ella.

ANTENA AFEITADA

Incluso una sola pieza de basura espacial puede tener consecuencias devastadoras. En 1985, un cohete Ariane transportó un satélite al espacio. La etapa superior del cohete explotó. Diez años después, un fragmento de este cohete alcanzó el satélite espía francés Cerise a 50.000 kilómetros por hora.

Se derribó un importante boom para estabilizar la posición. El control de tierra acaba de lograr mantener el satélite giratorio en órbita.

ANILLOS DE PELIGRO

Desde 1957, cuando se lanzó el primer satélite Sputnik, ha habido cientos de explosiones y colisiones probadas en el espacio. Lo que queda son más de 20.000 objetos que tienen al menos diez centímetros de tamaño.

Alrededor de un millón de piezas miden más de un centímetro. Y probablemente hay más de 150 millones de trozos muy pequeños de chatarra que son más grandes que un milímetro de tamaño.

Sin embargo, los fragmentos se distribuyen de manera bastante diferente: la mayoría de ellos orbitan la Tierra a una distancia de 800 a 1000 kilómetros. Muchas partes también se encuentran a una altitud de 1.400 kilómetros.

Qué es la basura espacial
Basura espacial

Luego hay una gran laguna. Nuevamente se pueden encontrar numerosos objetos en la zona de unos 20.000 kilómetros de la Tierra: aquí es donde se encuentran los satélites de navegación. Después de todo, hay una gran cantidad de escombros a una altitud de alrededor de 36.000 kilómetros.

Allí ponen en peligro a los satélites que se encuentran en la llamada órbita geoestacionaria. Es decir, cuando se ven desde la tierra, parecen estar inmóviles. Los satélites de esta altura se encargan, entre otras cosas, de la transmisión de programas de televisión y radio, así como de llamadas telefónicas y datos.