Quantcast

Laura Vilagrà insiste en llevar la amnistía y la autodeterminación a la mesa de diálogo

La consellera de la Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà, ha insistido este lunes en llevar la amnistía y la autodeterminación a la mesa de diálogo con el Gobierno para resolver el conflicto catalán, y ha afirmado que la apuesta del Govern es impulsar el Acuerdo Nacional por la Amnistía y la Autodeterminación para llevar estas dos demandas a la negociación con el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Lo ha dicho este lunes durante su intervención en la Comisión de Asuntos Institucionales (CAI) del Parlament, en la que ha tildado los indultos del 1-O de ser «un primer paso de distensión, que aligeran una situación muy dura», pero considera que no son suficientes para solucionar el conflicto.

Por eso, defiende que el objetivo del Govern es la amnistía porque es una «solución política y global al conflicto y para iniciar una nueva etapa», y ha reclamado un referéndum pactado para ver qué apoyo tiene la independencia, algo en lo que cree que tanto el Gobierno central como el Govern deberían estar de acuerdo.

Sobre la mesa de diálogo, la consellera la ha tachado de primera etapa de negociación y ha dicho que espera que sea provechosa: «Iremos con toda la fuerza de los partidos independentistas y el apoyo electoral, para llevar nuestras propuestas para acabar con el conflicto, que son el referéndum pactado y la amnistía».

Además, Vilagrà ha destacado que desde el Govern impulsarán un «gobierno fuerte, con buena coordinación interdepartamental», la candidatura Pirineus-Barcelona para los Juegos Olímpicos de Invierno del 2030, pide reactivar el Consell de Governs Locals, y ha insistido en la mejora de los medios de comunicación públicos catalanes y la renovación de sus organismos.

GRUPOS

En las intervenciones de los grupos, la diputada del PSC Marta Moreta ha urgido a encontrar en esta legislatura puentes de diálogo y ha defendido que para ello el Govern debe dejar a un lado los «discursos estériles», además de pedir más cooperación entre ayuntamientos y Generalitat, y lamentar la infrafinanciación de las administraciones locales.

Por parte de Vox, el portavoz de la formación, Joan Garriga, ha tachado la mesa de diálogo de «farsa y traición», ha acusado al Govern de utilizar las instituciones para promover el independentismo y ha criticado que el actual Ejecutivo haya aumentado sus consellerias de 13 a 14 y que se destinen recursos a los medios públicos de comunicación en catalán.

La presidenta de la CUP en el Parlament, Dolors Sabater, ha afeado que los indultos del 1-O concedidos por el Gobierno son una «operación de Estado para lavarse la cara, pero no hay garantía de que se acabe la represión», y ha hecho un llamamiento a que se tenga en cuenta y se escuche a los municipios en el Parlament a la hora de legislar.

El diputado de los comuns Marc Parés ha puesto en valor que en el Govern «se esté imponiendo el diálogo y el pragmatismo, y no la vía del simbolismo y la unilateralidad», ha apostado por el autogobierno y llegar a grandes consensos en torno a la mesa de diálogo, y cree que tras los indultos se debe reformar el Código Penal.

El presidente de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha afeado a Vilagrà que ante «las concesiones del Gobierno, diga que no pararán hasta la amnistía», pide que se reduzcan las duplicidades administrativas, y le ha reprochado la deuda del Govern de 95 millones con los ayuntamientos y que no hable de la neutralidad de los medios de comunicación públicos catalanes.

Alejandro Fernández (PP) ha exigido que los medios públicos catalanes sean neutrales, ha afeado que exista un «sistema de subvenciones sobredimensionado en el que siempre salen beneficiados los que tienen una línea editorial concreta», y ha pedido un planteamiento público y parlamentario de cómo se coordina el Govern.

Desde Junts, Glòria Freixa ha lamentado que para el Gobierno central es «más importante la integridad territorial que no la libertad y democracia», dice estar convencida de que el Govern defenderá los valores del 1-O y la independencia como objetivo, y apuesta por trabajar en colaboración con el mundo local y en pro de unos medios públicos de calidad.

El republicano Jordi Orobitg ha urgido a que el programa del Govern y su acción política estén encaminados a dar «cumplimiento al mandato del 52% independentista», pero que también interpele a la mayoría de la ciudadanía, y ve necesaria la colaboración con el mundo local para la gestión de los fondos Next Generation.