Quantcast

El acusado de atropellar a una familia dice que perdió el control porque lo agredieron

El acusado de atropellar a una familia en Úbeda (Jaén) y causar la muerte a una mujer de 73 años, además de herir a otras cinco más, ha reconocido ante el tribunal con jurado que lo juzga en la Audiencia de Jaén mantener «rencillas» con la familia de las víctimas, pero ha declarado que todo ocurrió cuando una persona se metió por la ventanilla y le giró el volante, lo que le llevó a perder el control del vehículo.

«Yo no llevaba intención de atropellar a nadie, solo quería salvar mi vida e irme de allí», ha dicho F.J.V.P., de 28 años. Según su relato cuando le vieron montado en el coche y pasar por la calle, comenzaron a golpear el vehículo con una barra de hierro y palos, además de que alguien «metió medio cuerpo por mi ventanilla y me giró el volante».

«Perdí totalmente el control del coche al verme agredido de esa forma, no pude frenar», ha señalado el acusado que ha estado en todo momento custodiado por cinco agentes de la Policía Nacional ya que ha llegado procedente de la prisión de Jaén donde se encuentra interno por otra causa diferente a la que ahora se está juzgando.

Ha reconocido que un mes antes del atropello se vio inmerso en una pelea con miembros de la otra familia, en un caso que está también judicializado y a la espera de que se señale la vista. Ha negado haber amenazado a la familia antes de lo ocurrido y ha insistido en que «fue culpa de ellos, que me tiraron del volante» cuando conducía por una calle estrecha de Úbeda acompañado por su pareja y un primo.

Los policías que han declarado este lunes han señalado que llegaron al lugar de los hechos cuando ya había pasado todo y que lo único que vieron fue un coche que se había llevado por delante un bolardo macizo de hierro y se había subido a la acera, mientras varias personas se encontraban heridas y tumbadas en el suelo.

Al acusado, que salió huyendo del lugar, lo detuvieron en su casa y desde un primer momento, tanto él como los dos ocupantes, señalaron que una persona, a la que identificaron, introdujo su cuerpo por la ventanilla para girarle el volante.

No obstante, según ha apuntado la acusación particular, la ventanilla del conductor apareció rota por completo, lo que indica que estaba subida y que por tanto es incompatible con la versión del acusado. También ha apuntado, haciéndose eco de la declaración de un agente, en que siempre estuvo la opción de frenar con los pedales y no llevarse por delante el bolardo y a las personas que allí se encontraban.

Los hechos, según recoge el escrito del Ministerio Fiscal, se remontan al 17 de julio de 2019, sobre las 21,45 horas, cuando el acusado «circulando a gran velocidad y siendo perfectamente consciente arrancó de cuajo el bolardo que protegía el acerado a la altura del número 1 de la calle Alameda».

De esta forma, arremetió contra una familia, cuyos miembros, unos de pie y otros sentados tomaban el fresco a las puertas de una vivienda. Como consecuencia del impacto resultó herida una mujer, de 73 años, que acabaría falleciendo el 1 de agosto como consecuencia de la gravedad de las lesiones. También resultó herido de gravedad el esposo de la fallecida, así como otras cuatro personas más que presentaban lesiones de diversas consideración.

El Ministerio Fiscal ha calificado los hechos como un delito de homicidio, tres delitos de lesiones agravados por el uso de instrumento peligroso y dos delitos leves de lesiones. Por todos ellos, el Ministerio Público reclama al acusado 22 años de cárcel y 600 euros de multas.

En concepto de responsabilidad civil, las indemnizaciones solicitadas por Fiscalía suman 168.870 euros y van desde los 148.000 euros para los herederos de la fallecida a los 980 euros para cada uno de los dos heridos más leves del atropello.

La acusación particular ejercida por el letrado Eliseo Rodríguez eleva su petición de penas a los 23 años de cárcel, mientras que al resto se adhiere al Ministerio Fiscal, con la salvedad de que hace responsable con carácter subsidiario a la compañía aseguradora del vehículo, también personada en esta causa.

Desde la defensa se parte inicialmente de la inocencia del acusado por entender que los hechos ocurrieron como consecuencia de la agresión que sufrió y que le llevó a perder el control del vehículo.

El juicio se retomará este martes con la declaración de los testigos y peritos.