Quantcast

ARCO regresa en julio «renovado» tras la edición prepandemia: 40.000 personas diarias con mascarilla y un día ‘extra’

ARCOMadrid regresará el próximo 7 de julio con una edición presencial, tras ser uno de los últimos eventos culturales en celebrarse antes de la pandemia de coronavirus, y lo hará con una renovación: obligación de mascarillas, en torno a las 40.000 personas diarias de aforo y con un día ‘extra’ para los profesionales.

Para esta nueva edición, que estuvo en el aire en los peores momentos de la pandemia, la directora de la feria, Maribel López, ha reiterado en una entrevista la importancia del lugar en el que se celebrará, Ifema Madrid, un espacio «muy seguro». ARCO reducirá a la mitad su aforo habitual y las mascarillas serán obligatorias, con tres días para profesionales –habitualmente eran dos–. El sábado y el domingo seguirán siendo días para el público general.

Precisamente, en el caso del aforo, el máximo permitido sería hasta del 75%, pero por «una decisión de seguridad», la edición de este año podrá albergar un máximo de cerca de 40.000 personas todos los días. Además, habrá tomas de temperatura, aunque se han descartado otras medidas como la exigencia de un test.

«La legislación no obliga a presentar test ni nada por el estilo así que nosotros no lo vamos a hacer. Eso sí, lo que ha pasado y la actual situación nos ha hecho pensar las cosas de modo diferente», ha reconocido López, quien apunta que la reciente celebración de FITUR ya «ha comprobado la seguridad del recinto».

«La feria estaba en muy buen lugar cuando la cogí y mi decisión era tomar las cosas tranquilas. Pero esto se nos descabalga y hay que repensar, aunque haya una base inamovible: las galerías deben ser buenas y presentar buenos proyectos», ha apuntado. López no ha querido señalar a ninguna en concreto, pero sí ha reconocido que para esta edición, aún con la pandemia presente, «se van a echar galerías de menos».

Precisamente, la directora de ARCO ha reconocido que esta situación sanitaria se ha llevado por delante la celebración pensada para el 40 aniversario, ya que la feria se va «a tomar un tiempo» respecto a esto. «El año que viene celebraremos el 40+1, extendemos la celebración del cumpleaños y lo que haremos será recelebrar», ha matizado.

«Aquí sí había unas galerías que tenían que estar y no podían venir y eso es lo que posponemos para el año que viene», ha apuntado López, quien además reconoce que desde la feria se trabaja con unas «ideas geográficas más amplias» de cara al país invitado. «Sí nos dirigimos a lugares, pero no sé si tanto a un país», ha añadido.

En cualquier caso, la directora de ARCO ha asegurado que la celebración de este evento el año pasado –los días previos al estallido de la crisis sanitaria por el coronavirus– no ha supuesto «una marca negativa» para la feria.

«Definitivamente no, no nos ha marcado de manera negativa ni lo hará en ningún caso. De hecho, la posibilidad de hacer esta nueva edición de manera presencial ha sido muy celebrada por galerías y coleccionistas desde el mundo del arte», ha explicado en una entrevista.

«RESISTENCIA Y ADAPTACIÓN» DE LAS GALERÍAS

Preguntada al respecto de la situación del sector, califica de «noticia excepcional» que la mayoría de las galerías «estén ahí» y que «no estén cerrando después de año y medio» de crisis por el coronavirus. «Esto demuestra que se ha crecido a nivel económico y de relaciones como para poder mantenerse trabajando con los clientes e inventándose cosas. Destacaría la gran resistencia y adaptación que han demostrado», ha señalado.

Para López, las ayudas son «fundamentales» en este año, sobre todo para las galerías y para la participación en ferias internacionales. Volviendo la mirada a las novedades de ARCO, cree que en esta edición serán «muy importantes» las preguntas sobre «la sostenibilidad del sector o aprender más sobre cómo será el futuro de la creación».

También contará ARCO con espacios para proyectos de artistas mujeres, algo en lo que «hay que insistir y no dejarlo en un gesto», además de un espacio común ‘telemático’ para las galerías de Latinoamérica que solicitaron participara y no han podido acudir finalmente por las restricciones. Sobre la polémica que suele haber en algunas ediciones, López pide que «quede lejos». «Dispersa la atención de lo importante, porque el arte necesita que se vea con calma», ha concluido.