Quantcast

Galicia relaja restricciones y el uso de la mascarilla con el foco en el brote de Baleares

La nueva fase de la desescalada en Galicia -con la ampliación de aforos, que en el caso de las terrazas podrán alcanzar hasta el 100%, y la relajación del uso de la mascarilla, en la línea del conjunto del Estado- arranca este sábado con cierta preocupación por el brote de Baleares y su incidencia en alumnos de varios centros de la Comunidad.

En concreto, este viernes la Consellería de Sanidade ha informado de la activación de protocolos de pruebas, cuarentena y rastreo con respecto a alumnos de al menos 11 centros educativos de Galicia, que han confirmado viajes a Baleares de sus estudiantes, después de que se hayan detectado ya medio centenar de positivos por Covid vinculados a estos viajes de fin de curso en varias áreas sanitarias.

Este viernes también el subcomité clínico que trabaja en Galicia en el marco de la pandemia también decidió, en una reunión extraordinaria, decretar el nivel alto de restricciones en el ayuntamiento de Sarria (Lugo). Sucedió tras un brote de origen familiar que se traduce, hasta el momento, en casi una treintena de casos confirmados.

En nivel medio permanecen Castroverde, Camariñas, Malpica de Bergantiños, Cambre y Poio. Los restantes 207 municipios de la Comunidad permanecerán en el nivel medio bajo, por lo que la mayoría de la población gallega podrá beneficiarse de la reducción de restricciones.

El comité se reunirá de nuevo el martes para analizar la situación epidemiologica de los municipios gallegos y las medidas -de las que se informó a lo largo de esta semana- entran en vigor a las 00,00 horas de este sábado 26 de junio.

MASCARILLA

Pero al margen del incremento de los aforos en bastantes espacios y eventos (el incremento en terrazas y la autorización a servir, aunque no a consumir, en barra), la principal novedad que llega este sábado es que se podrá dejar de usar la mascarilla en el exterior siempre que se puedan mantener 1,5 metros de distancia interpersonal.

El Boletín Oficial del Estado recoge, en la línea del plan que también avanzó la Xunta, que se mantiene, no obstante, la obligatoriedad del uso de la mascarilla al aire libre, cuando se produzcan aglomeraciones y no se pueda mantener una distancia mínima de 1,5 metros de distancia entre personas, salvo grupos de convivientes.

También sigue siendo obligatorio utilizarla en los medios de transporte público, especificándose que esto incluye andenes y estaciones de viajeros y teleféricos. Sin embargo, deja de ser obligatorio el uso de mascarilla para los pasajeros de buques y embarcaciones, cuando se encuentren en los espacios exteriores de la nave y se pueda mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros.