Quantcast

Ferrovial se adjudica una autovía en Reino Unido por 125 millones

Ferrovial se ha adjudicado el diseño y la construcción del llamado ‘Norwich Western Link,’ una autovía de cerca de seis kilómetros ubicada en el condado de Norfolk, en Reino Unido, por 107 millones de libras (125 millones de euros).

La compañía se ha hecho con este contrato a través de su filial de Construcción, según informa en un comunicado, y comenzará a trabajar con el equipo del condado para desarrollar la fase del diseño de la carretera que se extenderá entre la A47 y la autovía Broadland Northway.

Entre las tareas que la compañía ejecutará destacan 5,6 kilómetros de carretera nueva, un viaducto de 670 metros y otras 6 estructuras diferentes. Está previsto que la construcción de la obra esté finalizada para finales de 2025, con 3 años adicionales para mantenimiento del paisajismo.

Ferrovial defiende que esta infraestructura, además de mejorar la conectividad y garantizar unos tiempos de viaje fiables, tendrá un impacto positivo tanto en la seguridad vial como en el medioambiente gracias a la reducción de emisiones de los vehículos.

Se trata, por tanto, de una infraestructura clave para el condado de Norfolk, que aliviará la congestión de las carreteras y dará servicio a la creciente población de la zona. Este contrato refuerza la presencia de la compañía en Reino Unido, uno de sus principales mercados por ingresos.

Ferrovial anunció a comienzos de 2020 su plan ‘Horizon 24’, en el que señalaba su foco de crecimiento en el desarrollo de infraestructuras sostenibles con proyectos de alto valor concesional, designado al mercado británico como clave de desarrollo.

Ferrovial Construcción lleva más de 15 años presente en el país y ha construido infraestructuras como la T2 del Aeropuerto de Heathrow, la ampliación de la línea Norte del Metro de Londres y Thames Tideway, que es el mayor proyecto de infraestructura emprendido por la industria del agua en Reino Unido.

También destaca la participación en la construcción de la alta velocidad británica HS2, que unirá ocho de las diez mayores ciudades del país y conectará a 30 millones de personas, o la construcción del Túnel de Silvertown.