Quantcast

Exteriores confirma el asesinato de una española en Etiopía

El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación ha confirmado este viernes el asesinato de la cooperante española M.H., quien trabajaba para Médicos Sin Fronteras (MSF), en la región de Tigray, en el norte de Etiopía, y ha asegurado que está ya en contacto con las autoridades del país para esclarecer lo ocurrido.

Según ha anunciado la propia ONG, M.H., de 35 años y natural de Madrid, era coordinadora de emergencias en Tigray y ha sido asesinada junto a otros dos trabajadores de MSF de nacionalidad etíope.

«Perdimos contacto con ellos y el coche en el que viajaban ayer por la tarde y esta mañana el vehículo ha sido hallado vacío y, a unos metros de distancia, sus cuerpos sin vida», ha informado MSF, en un comunicado en el que ha condenado «con dureza» el ataque. «Hoy es un día terrible de duelo», ha lamentado.

«Gran tristeza por el asesinato de tres cooperantes de MSF, entre ellos la española M.H. en Tigray», ha escrito la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, en su Twitter.

La jefa de la diplomacia ha aprovechado para expresar su «sentido pésame a sus familiares y amigos y ha asegurado que su Ministerio ya está «en contacto con las autoridades de Etiopía para esclarecer los hechos y repatriar el cadáver».

Fuentes diplomáticas han indicado que desde la Embajada de España en Etiopía «se están haciendo todas las gestiones administrativas necesarias para agilizar al máximo la repatriación del cuerpo». Asimismo, han precisado que la ministra está en contacto directo con los responsables de MSF.

Las mismas fuentes han señalado que González Laya ha hablado con su homólogo etíope para pedirle la «máxima celeridad en la repatriación» del cuerpo y en el «esclarecimiento de los hechos». Además, la ministra ha reclamado apoyo y ayuda a los cooperantes de Médicos Sin Fronteras y de otras ONGs que trabajan sobre el terreno.

La región de Tigray está inmersa desde el pasado mes de noviembre en un conflicto que enfrenta a las fuerzas gubernamentales con el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF), partido que formó parte de la coalición gobernante durante décadas en Etiopía y al que actualmente se considera como un grupo terrorista.

El conflicto, en el que tropas eritreas han participado en apoyo del Gobierno de Abiy Ahmed, ha provocado una grave crisis humanitaria, que se ha visto agravada por los problemas de acceso para los trabajadores humanitarios debido a las restricciones impuestas por las autoridades etíopes.