Quantcast

BBVA transforma el ‘dinero de plástico’ en tarjetas sostenibles

BBVA tiene en la actualidad unos 90 millones de tarjetas en circulación en los más de 25 países en los que tiene presencia y en su compromiso hacia un modelo más ecofriendly se ha marcado un objetivo: en 2023 solo utilizará tarjetas producidas con materiales reciclados. La entidad ha iniciado los pasos hacia esta meta con la puesta en marcha, desde junio de 2021, de sus nuevas tarjetas en España.

Todas a partir de este mes estarán fabricadas con un 100% de plástico PVC reciclado, lo que convierte a BBVA en la primera entidad que emite este tipo de tarjetas en nuestro país. Durante este año, BBVA entregará hasta 7,3 millones de estas tarjetas a sus clientes en todo el mundo, en un proceso progresivo por segmentos y por países.

BBVA comenzó a distribuir estas nuevas tarjetas entre sus clientes en Portugal en enero de este año, las acaba de poner en circulación en nuestro país y también prevé hacerlas llegar a sus clientes en México a partir del año próximo.

En Perú, estas tarjetas fabricadas con un 86% de PVC (policloruro de vinilo), a partir del reciclado de otros productos plásticos en principio se distribuyó entre los clientes de la tarjeta Cero. Hasta abril se habían entregado 48,111 tarjetas de este material. La idea es ir migrando paulatinamente y distribuirla entre los clientes que soliciten la Tarjeta Cuota Fija. El objetivo final es extenderlo a todas las tarjetas de crédito y débito de BBVA.

Los consumidores cada vez son más conscientes del impacto negativo que tienen las tarjetas de crédito de plástico en el medio ambiente. De hecho, según una reciente encuesta, el 77% de los consumidores consideran que el plástico es el tipo de packaging menos respetuoso con el medio ambiente y, por lo tanto, un asunto de vital importancia.

Por todo esto, otras entidades como el Grupo Santander, CaixaBank o Kutxabank ya trabajan en el mismo sentido y piensan en la renovación de su hasta ahora denominado ‘dinero de plástico‘. El compromiso de la banca española con la lucha contra el cambio climático parece que va en serio y este tipo de acciones la coloca en la vanguardia internacional.

TARJETAS ’ECOFRIENDLY‘ BBVA

En cuanto a su elaboración, BBVA ha elegido el PVC reciclado para sus nuevas tarjetas tras un estudio pormenorizado del impacto total de diferentes materiales, pasando desde aquellos cuyo origen son materias primas vírgenes (PET y PVC), hasta las tarjetas constituidas por materias primas recicladas o de origen natural (PET y PVC reciclados y PLA).

El material elegido es el PVC reciclado, que permite aprovechar los plásticos que ya se han utilizado y evitar así una proliferación innecesaria de los mismos, resultando de este proceso el material con un impacto medioambiental más reducido en conjunto, según la entidad.

ECONOMÍA CIRCULAR DE PAGO

Giesecke+Devrient (G + D), grupo de tecnología de seguridad global fundado en 1852, es uno de los proveedores seleccionados por BBVA para fabricar las nuevas tarjetas sostenibles de la entidad dentro de su compromiso en la lucha contra el cambio climático y el desarrollo sostenible.

Con esta tarjeta, G+D, la empresa con sede en Munich, no solo refuerza su propia estrategia medioambiental, que contempla la reducción en un 25% de las emisiones de CO2 en 2022, sino que también apoya a sus clientes en la consecución de sus objetivos de sostenibilidad y reducción de CO2. En el caso del BBVA, G+D respalda su compromiso estratégico con el que también involucra a los usuarios de tarjetas en la potenciación de la economía circular.

Las capas con las que se fabrica el cuerpo de la tarjeta Convego Recycled de G+D están producidas con un 100% de PVC reciclado y sus especificaciones hacen que su reciclaje, tras su caducidad, resulte más sencillo.

Según Ignacio Bañón Treviño, director de Pagos de BBVA, “en BBVA hemos situado la sostenibilidad como una de nuestras prioridades estratégicas”. En concreto, con este compromiso de producción de tarjetas recicladas, “queremos fomentar la economía circular”.

“Somos la primera entidad en España en emitir tarjetas fabricadas con un 100% de PVC reciclado”, señala Bañón Treviño. Estas nuevas tarjetas no solo contribuyen a la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera y reutilización de PVC, “sino que forman parte de nuestro compromiso de ofrecer una alternativa sostenible para todos nuestros productos“.

Para David González, responsable regional de Ventas de G+D para la unidad de negocio de tarjetas inteligentes y pagos digitales, “los grandes bancos mundiales como BBVA ya están utilizando las tarjetas Convego Recycled de G+D para que sus tarjetas de pago sean una alternativa sostenible y respetuosa con el medioambiente”.

La tarjeta Convego de G+D, añade González, “es la primera del mercado cuyo cuerpo está fabricado con un 100% de PVC reciclado y cuyos procesos de fabricación implican el uso de energía renovable y materias primas no contaminantes como, por ejemplo, las tintas al agua”.