Quantcast

Sánchez anuncia 6,3 millones de euros para ayudar a Centroamérica a enfrentar el desplazamiento forzado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este jueves que España destinará 6,3 millones de euros a apoyar a los países de Centroamérica a hacer frente al problema del desplazamiento forzado y las migraciones en esta región, “una crisis olvidada”.

Sánchez ha hecho el anuncio durante el Evento en solidaridad con los desplazados forzosos y las comunidades de acogida en Centroamérica y México que se celebra en San José (Costa Rica), defendiendo que migrar no debería ser “la única salida” y apostando por prestar más atención a este fenómeno que tiene multitud de causas.

España destinará 6,3 millones de euros (7,6 millones de dólares) en el periodo 2021-22 “como apoyo directo a los planes de acción” de los países que integran el Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS) –Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá y El Salvador–, ha indicado, consciente de que hay que “actuar con urgencia”.

En los últimos cinco años, ha precisado, España canalizó ayudas al desarrollo para estos países por un total de 350 millones de euros, pero ha decidido “redoblar esfuerzos” ante lo “apremiante de la situación”.

El monto anunciado representa el 14 por ciento de la brecha financiera de unos 55 millones de dólares de estos países, ha precisado, para aclarar que los fondos se canalizarán a través del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y mediante una “aportación pionera” al Fondo MIRPS de la OEA.

El objetivo del evento, organizado por España junto con Guatemala y Costa Rica, no es otro que “explorar la manera de hacer frente juntos al drama del desplazamiento forzado y evitar en consecuencia lo que es una crisis olvidada” a nivel internacional, ha subrayado el presidente del Gobierno.

En la región, ha recordado, hay un millón de desplazados por la fuerza y es una “realidad que se ceba particularmente” tanto con mujeres como con menores y que tiene por detrás numerosas causas –económicas, medioambientales, de seguridad– a las que ha venido a sumarse la pandemia.

Al margen de la ayuda financiera, ha dicho Sánchez, el Gobierno también centrará sus esfuerzos en “fortalecer las capacidades de los gobiernos, de las comunidades de acogida, ofrecer atención sanitaria y facilitar acceso a la educación y el empleo a la población afectada”.

“La decisión de migrar debe ser una opción libremente elegida y no una única salida ante la falta de oportunidades”, ha reivindicado el presidente del Gobierno.

Por ello, ha recalcado que España seguirá trabajando para mejorar las condiciones de los desplazados forzosos y también para que la UE “priorice esta región en sus políticas”, además de con los organismos multilaterales y con el sector privado.

Igualmente, ha agregado, “seguiremos impulsando la capacitación técnica en áreas tan importantes como es por ejemplo la gestión de solicitudes de asilo, integración de refugiados, la trata de seres humanos o la situación de los menores no acompañados”.

AYUDA DE LA UE

Por su parte, la UE ha anunciado 18,5 millones de euros de ayuda, de los que los que 12 millones de euros serán financiación humanitaria para Centroamérica y 6,5 millones de euros constituyen ayuda al desarrollo, según ha informado la Comisión Europea en un comunicado.

De este total, 4 millones se destinarán específicamente a hacer frente a las consecuencias humanitarias de la violencia, incluidos los desplazamientos, un millón contribuirá a hacer frente a la inseguridad alimentaria, mientras que 2 millones serán para la educación en situaciones de emergencia. Los 4 millones de euros restantes se destinarán a actividades de preparación ante catástrofes.