Quantcast

Protectores solares que deberías empezar a usar ya mismo

Con el pasar de los años, las cremas solares han adquirido mayor relevancia para mantener una piel saludable, rejuvenecida y libre del riesgo a sufrir cáncer de piel. Sin embargo, existen tal cantidad de protectores solares en el mercado que, en ocasiones, es difícil saber elegir entre unos u otros. 

En este artículo, te contamos cuales son los protectores solares recomendados para empezar a usar desde este mismo momento. 

Los protectores solares 

Los protectores solares no son un simple cosmético, sino que figuran como un producto esencial para el cuidado de la piel. Aplicarlos sobre las capas superficiales de la epidermis permite que el producto actúe como un filtro que evita o reduce la penetración de los rayos solares. 

Son indispensables para evitar el envejecimiento acelerado de la piel, quemaduras y problemas comunes como la hiperpigmentación. Ahora bien ¿todos los protectores solares tienen el mismo efecto? ¿Cómo podemos elegir el mejor? 

Antes de comprar un protector solar, considera: 

Existen algunos criterios o características primordiales para elegir el protector solar que más se adecúe a ti. No solo se trata del Factor de Protección Solar o SPF, así que, toma nota: 

Factor de Protección Solar o SPF 

Sin duda, es la principal característica que considerar porque representa la protección que tiene la piel ante los rayos solares. Antes se decía que un SPF de 30 era más que suficiente, sin embargo, con el pasar del tiempo esto ha cambiado. 

En la actualidad se recomienda usar protectores solares con SPF de 50 o más. Con respecto a si elegir un SPF de 50 o uno de 100, puedes utilizar cualquiera de los dos porque la diferencia de protección es de tan solo un 2%. 

Con un protector solar de SPF 50 o más te aseguras una protección del 98% ante los rayos solares y las radiaciones que pueden afectar tu piel. 

¿De qué tipo de radiación te protege?

Un punto que casi nunca te dicen es que existen diferentes tipos de radiaciones que pueden afectar tu piel. Las más conocidas, sin duda, son los rayos UVA y UVB que emite el sol y que se vinculan con el fotoenvejecimiento o las quemaduras solares. 

Sin embargo, también existen otras radiaciones que afectan tu piel como la luz azul visible, infrarrojos y la luz digital. Estas radiaciones pueden tener el mismo efecto que los rayos solares, por lo que es importante que te protejas de ellas. 

Lo mejor que puedes hacer es comprar un protector solar que proteja tu piel ante las diferentes radiaciones a las que te expones. Mientras mayor sea el espectro de protección ¡mejor!. Esto significa que estarás protegido no sólo ante la exposición al sol, sino también ante otras fuentes dañinas como las lámparas ultravioleta e incluso las pantallas del ordenador o el teléfono móvil

¿Tiene estos componentes?

Si lees la etiqueta del protector solar y tiene componentes como el Propylparaben, Butylparaben, Ethylhexyl, Butylphenyl, Methylpropional ¡No lo compres! 

Estos componentes pueden ser aún más perjudiciales para tu piel que cualquier otra radiación, así que mantente alejada de cremas solares con dichos ingredientes. 

¿Tiene fragancia?

La mayoría de las personas prefieren comprar un protector solar con una fragancia deliciosa a coco, melón o cualquier otra fruta. Sin embargo, no es lo más recomendado, sino que es preferible que escojas cremas solares sin ningún aroma. 

¿Qué otra propiedad tiene?

Con el pasar del tiempo, los protectores solares han comenzado a incluir otras propiedades y bondades increíbles para tu piel. Existen protectores solares con efecto rejuvenecedor, despigmentante, hipoalergénico, etc. 

Procura comprar uno que te ayude a combatir algún problema de tu piel y así, podrás recibir dobles beneficios del protector solar. 

Consejos básicos 

Una vez ya tengas definido que protector solar vas a comprar, no olvides recordar siempre estos consejos: 

  • ¡Coloca el protector sobre toda la piel! No dejes espacios sin producto para que la protección sea la óptima. 
  • Cada 2 horas aplica de nuevo otra capa de protector solar para renovar sus efectos y mantenerte protegida. 
  • Si sudas, te mojas o te secas con una toalla ¡Es hora de volver a aplicar el protector solar! 
  • Aplica el protector siempre, incluso en días lluviosos o esos días donde estás en casa. 

Y, por supuesto, ante cualquier duda, consulta con tu médico de familia o con el dermatólogo. También es recomendable no comprar los protectores solares en cualquier sitio. Si quieres tener seguridad de que lo que estás comprando te va a proteger tal y como necesitas, visita una farmacia, consulta con el farmacéutico y de esta forma no fallarás.