Quantcast

Cuando se llega a la tercera edad, ¿cuidados a domicilio o residencia?

Hay diferentes opciones para cuidar de un familiar que se hace mayor y ya no puede valerse por sí mismo y tampoco se tiene tiempo para que algún pariente se haga cargo de él. Entre las más habituales está ingresarlos en una residencia o solicitar el servicio de cuidadores a domicilio. En este artículo se plantean las ventajas y desventajas de ambas opciones.

Cuando los familiares van alcanzando cierta edad, toca preocuparse por las distintas opciones que existen para proveerles del cuidado que necesitan. Ellos han cuidado toda su vida de sus hijos y ahora llega el momento de cuidar de ellos. Es necesario que estén bien atendidos, con todas sus necesidades cubiertas a nivel físico, pero también emocional, para que no se sientan solos. Como los hijos o familiares cercanos tienen que seguir cumpliendo con sus obligaciones laborales y familiares, lo más habitual es acudir a una residencia o contratar los servicios de cuidadores a domicilio.

Acudir a una residencia

La mayoría de las personas mayores, si se les pregunta, no quieren abandonar su hogar cuando se presenta una situación de dependencia. Han pasado allí toda su vida, han visto crecer a sus hijos, tienen sus recursos, sus objetos personales, su rutina y sus manías. En definitiva, tienen todo lo que les hace sentir ellos mismos.

Sin embargo, muchas familias que no pueden cuidar personalmente a sus mayores acuden a estos centros para que estén atendidos 24 horas al día y, además, poder seguir manteniendo relaciones sociales con otros residentes. No obstante, en ocasiones, los ancianos sienten un completo desarraigo. Adaptarse a su edad a tantos cambios, como nuevos horarios, rutinas y nuevas normas, sin que ellos tengan nada que decir al respecto, puede generar un gran desconcierto en ellos.

Por lo tanto, en los casos en los que la persona se adapta bien a estos nuevos cambios, normas y forma de vida, puede ser una buena alternativa. Sin embargo, en algunos casos, y sobre todo, en los que la persona presenta deterioro cognitivo, puede aumentar la sensación de soledad y la impotencia de haber perdido el control de sus vidas, sintiéndose desorientados.

Solicitar cuidados a domicilio de una empresa profesional

Esta otra opción se ha convertido en la más elegia por las familias debido a los muchos beneficios que tiene para la persona atendida. Ésta, no tiene que abandonar su hogar, no siente desarraigo alguno, y, además, recibe un cuidado adaptado a sus necesidades y su rutina. No es la persona mayor la que tiene que cambiar de vida, sino que el profesional que lo atiende se adapta a ella para que esté bien atendida, tenga una buena calidad de vida, no se sienta sola y, además, no tenga que abandonar un entorno que conoce y que, por tanto, le hace sentirse segura.

Prefiero en Casa es una empresa que ofrece un servicio personalizado para el Cuidado de mayores a domicilio, que analiza las necesidades de las personas y busca los candidatos y candidatas ideales para que las cubran. En este sentido, esta empresa es única, valora la importancia de la adaptación profesional para la atención de los mayores a domicilio, ya que cada persona tiene unas necesidades concretas que cubrir.

En Prefiero en Casa ayudan y asesoran para escoger el servicio más adecuado para el buen cuidado de los familiares que no pueden valerse por ellos mismos. Lo más importante es garantizar su salud, su seguridad y su bienestar, ofreciéndoles compañía y afecto.

Ventajas del cuidado a domicilio

La primera gran ventaja de contar con un cuidador a domicilio frente a las residencias es que no tienen que abandonar su hogar. Para los mayores es muy importante no tener que romper su rutina ni mudarse a un lugar donde todo les es extraño.

En segundo lugar, un profesional sociosanitario le ofrecerá una atención completamente personalizada y ayudará en las tareas del hogar. Entre otras labores, fomentará su autonomía a través de ejercicios y actividades físicas y cognitivas, basará su alimentación en función de una dieta adecuada, llevará el control de la medicación y tratamiento, le ayudará con el aseo y la higiene diaria, le acompañará a la compra y los recados o a dar paseos y a sociabilizarse.

En tercer lugar, los cuidadores a domicilio seleccionados por empresas de confianza como Prefiero en Casa eligen personas con vocación por este oficio. Son profesionales empáticos altamente cualificados para ofrecer toda la compañía y el cariño que se merecen desde el entorno que prefieren, su hogar. Además, a las familias les tranquiliza conocer de primera mano quién se ocupa de sus seres queridos.

¿Cuándo se recomienda un cuidador y cuándo una residencia?

Como se ha podido comprobar en estas líneas, cada vez más las familias se tienen que enfrentar a la difícil decisión de elegir cuál es la mejor opción para atender a sus mayores cuando aparece una situación de dependencia. Si atendemos a la preferencia de nuestros mayores, es claro que para ellos son muchas las ventajas que ofrecen los servicios de cuidados a domicilio frente a las residencias.

Sin embargo, en otras ocasiones, el nivel de dependencia es tan alto que no permite la atención domiciliaria y por lo tanto, las familias se inclinan por las residencias donde pueden estar atendidos 24 horas por distintos profesionales, si bien han de aceptar las nuevas normas, cambios y forma de vida que se exigen en estos centros.