Quantcast

Baleares recibirá la próxima semana 41.530 dosis de Pfizer y Moderna

Baleares recibirá la próxima semana 41.530 dosis de la vacuna contra la COVID-19 –33.930 de Pfizer y 7.600 de Moderna– para continuar con el proceso de inmunización.

Según ha informado la directora asistencial del Servicio de Salud de Baleares, Eugenia Carandell, este viernes en nota de prensa, del total de 41.530 vacunas que Baleares recibirá la próxima semana, 21.204 serán primeras dosis de Pfizer y 7.600 primeras dosis de Moderna.

Con la llegada de las nuevas dosis, el Servicio de Salud podrá repescar para la vacunación a los mayores de 80 años y personas de entre 79 y 70 que aún no han sido vacunados. Estas personas pueden solicitar cita a través del teléfono 971 211 998.

Además, se continuará con la vacunación del grupo de 69 a 60 años que se está citando a través de ‘BitCita’ y de los profesionales que son esenciales menores de 60 años de edad que no pudieron vacunarse con AstraZeneca.

LAS PERSONAS ENTRE 59 Y 55 AÑOS PODRÁN PEDIR CITA A PARTIR DEL LUNES

Como novedad, ha destacado la directora asistencial del Servicio de Salud de Baleares, las personas de entre 59 y 55 años podrán a partir del próximo lunes a las 15.00 horas pedir cita para vacunarse contra la COVID-19 a través de ‘BitCita’. Todas las personas de este grupo recibirán la vacuna de Pfizer.

«Se podría tardar alrededor de entre una y dos semanas a vacunar el grupo de entre 59 y 55 años», ha estimado Carandell, quien no ha querido mojarse mucho respecto de este tema. Sí que lo ha hecho, sin embargo, al asegurar que «en junio se empezará a vacunar, sin ninguna duda, a las personas a partir de 49 años».

BALANCE DE LAS DOSIS RECIBIDAS HASTA EL MOMENTO EN BALEARES

La directora asistencial del Servicio de Salud de las Islas ha puesto, asimismo, en valor que hasta la fecha han llegado a esta comunidad un total de 446.240 dosis de la vacuna contra la COVID-19.

En esta línea, ha apuntado que durante el mes de abril Baleares ha percibido un total de 152.630 vacunas, lo que ha permitido «acelerar mucho el ritmo de vacunación».

Así lo demuestra, ha destacado, que en la última semana se hayan incrementado en 19 las líneas de vacunación masiva, pasándose de vacunar a 15.000 personas a la semana a vacunar 49.000.

Actualmente, por islas, hay habilitadas un total de 24 líneas en Mallorca –seis en Son Dureta, 10 en Germans Escalas; cuatro en Mateu Canyellas (Inca) y cuatro en Manacor–; ocho en Menorca –cuatro en Mahón y cuatro en Ciutadella– y siete en Pitiusas –cinco en Ibiza y dos en Formentera–.

También así lo demuestra, ha puntualizado, que el 80 por ciento de los mayores de 80 años estén ya vacunados en primera dosis y un 83 por ciento haya percibido la pauta completa; que el 80 por ciento de personas entre 70 y 79 años tengan la primera dosis y que el 57 por ciento de quienes tienen entre 69 y 60 años hayan recibido también esa primera dosis.

EL GOVERN TRABAJA EN VACUNAR EN PRISIONES Y A PERSONAS SIN TECHO

Además de seguir con la vacunación de los colectivos esenciales y de la población general, el Govern balear trabaja para poder vacunar a quienes se encuentran en el colectivo de prisiones y a las personas sin techo.

En concreto, Carandell ha explicado que «la vacunación contra la COVID-19 en prisiones empezará en seguida. Ya se tiene la lista de Mallorca y falta la del resto de islas para poder decidir que día se empezará, se trata sobre todo de una cuestión logística».

Mientras, para administrar las dosis a las personas sin hogar «se trabaja con Cruz Roja para intentar crear puntos de vacunación en sus instalaciones e incluso salir a la calle para acercarse a ellas y sensibilizarlas para que acepten recibir la vacuna».

Esta campaña de sensibilización, ha avanzado, «deberá de hacerse también con otro colectivos de pequeñas dimensiones pero igualmente vulnerable como quienes no disponen de tarjeta sanitaria. Este es el caso, por ejemplo, de la inmigración ilegal».

LA VACUNACIÓN DE LAS MUTUAS Y LA SEGUNDA DOSIS DE ASTRAZENECA

Por otro lado, respecto a la posibilidad de que las mutuas puedan empezar a vacunar, la directora asistencial del Servicio de Salud de Baleares ha asegurado que «poder utilizar las capacidades logísticas y el personal de la mutuas sería algo que este Govern considera como positivo».

«Cuanta más gente pueda ayudar en la tarea de la vacunación mucho mejor para todos», ha asegurado Carandell, quien ha precisado que, sin embargo no es una decisión que dependa de las comunidades y, por tanto, «se está a la expectativa de ver qué decisión toma finalmente el Estado».

Asimismo, Carandell se ha mostrado a la espera de ver qué decisión toma el Gobierno de España sobre la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca. «El Ejecutivo está apurando el plazo de las 16 semanas, pero se confía en que pronto se tenga una respuesta definitiva sobre qué hacer con las segundas dosis de esta vacuna», ha destacado.

VACUNACIÓN EN PITIUSAS

Finalmente, la directora asistencial del Servicio de Salud de Baleares se ha referido a la vacunación en Pitiusas, donde se han registrado críticas por la «lentitud» del proceso.

Para Carandell, esta situación «no es problema de las vacunas, si no de la captación, habiéndose detectado que cuesta más convencer a los más jóvenes de recibir la vacuna, porque piensan que la COVID-19 no es tan grave en su franja de edad».

En este sentido, ha considerado necesario «hacer una campaña de sensibilización y ha recordado que, con una incidencia como la que tiene actualmente Baleares, pueda haber 19 casos de ingreso en UCI por el virus en personas de entre 60 y 69 años entre cada 100.000 habitantes. Mientras, solo una persona entre cada 100.000 habitantes tiene riesgo de padecer un trombo en esta franja de edad».