Quantcast

Cantabria creará para 2023 una red de ‘cuidadores’ de sus caminos de peregrinación

Cantabria quiere contar en 2023 con una red de ‘cuidadores’ de los más de 300 kilómetros que alberga la región entre los dos caminos de peregrinación jubilar que la recorren, el lebaniego y el Santiago por la Costa, para contribuir a su conservación y enriquecer la experiencia del peregrino.

Para ello, la Fundación Camino Lebaniego ha impulsado el proyecto ‘Cuidadores del Camino’, que pretende sobre todo acercar a la población local los caminos de peregrinación no sólo como valor y reclamo turístico, sino también como una vía para compartir y perpetuar el patrimonio cultural inmaterial de los pueblos.

Así, plantea hacerlos partícipes de su conservación y gestión a lo largo de los más de 300 kilómetros de peregrinación que discurren por Cantabria y que están reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además de a los voluntarios, también está abierto a las asociaciones de peregrinos y entidades relacionadas con el cuidado de la biodiversidad y del legado cultural.

En un acto celebrado este miércoles en Comillas se ha dado a conocer el plan piloto, que se centra en una parte del trazado que incluye un tramo compartido por el Camino Lebaniego y el de Santiago por la Costa y su punto de separación, y discurre por siete municipios: Alfoz de Lloredo, Ruiloba, Comillas, Valdáliga, San Vicente de la Barquera, Val de San Vicente y Herrerías.

El presidente regional, Miguel Ángel Revilla, que ha participado en la presentación del proyecto junto con el consejero de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, Javier López Marcano, y la alcaldesa de Comillas, María Teresa Noceda, ha reivindicado los caminos de peregrinación que discurren por Cantabria y su contribución a la recuperación de la “historia, raíces, tradiciones y cultura”.

Revilla ha calificado la iniciativa como “una idea brillantísima”, al implicar a la población más cercana a los distintos tramos en la conservación y potenciación del camino, porque “sobre el terreno será posible conocer mejor las necesidades y darlas solución”.

Asimismo, ha declarado que Cantabria es un lugar “único” que ofrece la posibilidad de vivir un “National Geographic en directo”, y que se verá beneficiada por el cambio en los hábitos de comportamiento provocado por la pandemia y el incremento del número de personas que apuesta por “salir al aire libre, encontrarse con la naturaleza y con la historia y huir de los hacinamientos urbanos” en su tiempo libre.

Por ello, el presidente ha apostado por intensificar los esfuerzos para dar a conocer la historia y la identidad de la Comunidad Autónoma y lograr que “todo el mundo conozca la figura de Beato, sepa la verdad de lo qué pasó aquí en el siglo VIII, un momento determinante para la historia posterior de España y la integración en Europa”.

En el acto, celebrado en el Centro Cultural El Espolón, también han estado presentes los alcaldes y alcaldesas de cada uno de esos siete municipios, así como el presidente de la Red Cántabra de Desarrollo Rural, Leoncio Carrascal, y el de la Asociación de Desarrollo Rural Saja Nansa, Secundino Caso.

El consejero de Turismo ha anunciado la “personalidad” y hechos propios que tendrá el próximo Año Jubilar Lebaniego 2023-2024 y ha señalado que ‘Cuidadores del Camino’ permitirá tener “ojeadores” voluntarios que serán “coprotagonistas y colaboradores deseados y necesarios” del éxito de los caminos de peregrinación en Cantabria.

La alcaldesa de Comillas ha aludido por su parte al interés que tiene para los municipios este proyecto y la oportunidad que supone para la mejora de las infraestructuras de todo el territorio.

PROYECTO

Este proyecto tiene como objetivo fundamental defender y divulgar los valores del Camino, garantizar la sostenibilidad y pervivencia de los que pasan por Cantabria y que sean una oportunidad de poner en valor la cultura, el paisaje, la memoria y el talento local, para atraer recursos y dinamizar nuestra economía y desarrollar acciones innovadoras.

La iniciativa se materializará en el diagnóstico y mejora del estado de conservación (señalética, limpieza, áreas de descanso cuidadas y protegidas), la mejora de la experiencia del peregrino con una mayor acogida y hospitalidad y la creación de vínculos con la población autóctona. Además, permitirá generar contenidos para web y redes sociales, favorecer sinergias entre los dos caminos de peregrinación, y contribuir a la difusión en centros educativos.

En 2021 comenzará la fase de análisis y diagnóstico, además de la realización de propuestas de mejora a nivel medioambiental, patrimonial, cultural y de señalética, para continuar con la difusión en los municipios y finalizar en noviembre con la planificación de la transferencia del proyecto piloto a nuevos tramos y la definición de un modelo para el resto del Camino, involucrando a los cuidadores para que sigan participando.