Quantcast

Cómo hacer una tarta de yogur esponjosa

El yogur es un alimento tan sano como rico, ahora esta tarta de yogur busca explotar todo el potencial de usos que puede tener, unos simples pasos.

El Yogur

El yogur es un producto lácteo obtenido mediante la fermentación de la leche por medio de bacterias de los géneros Lactobacillus y Streptococcus.

Se suelen usar varias cepas diferentes para conseguir una fermentación más completa, principalmente Streptococcus thermophilus, Lactobacillus delbrueckii ssp, y bulgaricus.

Si bien se puede obtener a partir de cualquier tipo de leche, actualmente predomina la leche de vaca como materia prima.

La fermentación de la lactosa en ácido láctico da al yogur su acidez y parte de su sabor. Esto también ayuda a que las personas con intolerancia a la lactosa puedan consumirlo sin sufrir trastornos digestivos.

Información nutricional

Información nutricional

Yogur griego natural (no edulcorado); leche entera (valores diarios)

Valor nutricional por cada 100 g

  • Energía 97 kcal 406 kJ
  • Carbohidratos 3.98 g
  •  • Azúcares 4.0 g
  • Grasas 5.0 g
  • Proteínas 3.47 g
  • Agua 81.3 g
  •  • β-caroteno 26 μg (0%)
  • Vitamina B6 0.063 mg (5%)
  • Vitamina B12 0.75 μg (31%)
  • Vitamina C 0 mg (0%)
  • Calcio 100 mg (10%)
  • Hierro 0 mg (0%)
  • Magnesio 11 mg (3%)
  • Manganeso 0.009 mg (0%)
  • Fósforo 135 mg (19%)
  • Zinc 0.34 mg (3%)

No se necesita ser un experto

Probablemente es una de las recetas de bizcocho más fáciles y populares y que más ha pasado de mano en mano, junto con la de la salsa de yogur.

El motivo es que es una receta de bizcocho de yogur muy, muy sencilla y fácil de recordar, ya que sólo tienes que acordarte del 1, 2, 3 con las medidas en el orden adecuado: 1 yogur de limón, 1 medida de aceite de girasol, 2 medidas de azúcar, 3 medidas de harina…

Lo que resulta muy fácil en este caso es que no tienes que estar pesando ni preguntándote a qué tipo de vaso se refiere la receta o a cuántos gramos son tal o cual ingrediente.

Trucos para un bizcocho de yogur perfecto

Pocas veces falla esta receta de bizcocho pero hay que respetar unas normas, como la temperatura del horno, cantidades de la receta, el molde o los utensilios.

Por ejemplo, en el caso de la batidora, las que llevan varillas son más adecuadas que las de hélice, ya que las primeras introducen aire en la base consiguiendo de esta forma que la masa del bizcocho gane en volumen y esponjosidad.

Sacad los ingredientes un poco antes del frigorífico. Habitualmente la mantequilla o margarina debe estar a temperatura ambiente, igual que los huevos.

La batidora, las que llevan varillas son mejores para los bizcochos que las de hélice, ya que introducen aire en la base consiguiendo de esta forma que la masa del bizcocho gane en esponjosidad.

El molde debe tener un tamaño adecuado, porque si es muy pequeño el bizcocho subirá mucho y se os hundirá o no se hará bien por dentro, y si es muy grande es probable que os quede plano y más seco.

Engrasar siempre el molde con un poco de aceite o mantequilla, espolvoreándolo con un poco de harina después. Otra opción si no es un molde antiadherente es que lo forréis con papel de horno antes de echar la masa.

El horno

Antes de empezar precalentad el horno a 180ºC durante 10 minutos (calor arriba y abajo,si es de aire aún mejor porque repartirá el calor uniformemente), así aseguramos que la temperatura es uniforme durante todo el proceso.

No lo pongáis cuando el horno está frío porque al no tener la temperatura uniforme el bizcocho puede que no suba bien.

Para que quede jugoso podéis poner un recipiente con agua dentro del horno para que le aporte humedad, además colocad el bizcocho en el centro de la rejilla, para que le llegue el mismo calor por arriba que por abajo.

Nunca abran la puerta del horno durante los primeros 20 minutos, y si podéis no la abráis en todo el tiempo de horneado, limitaos a mirar por la ventana del horno.

Preparación

La base de esta receta es tomar como medida el vasito de yogur, lo que facilita mucho el tema de los ingredientes.

Lo ideal es utilizar yogur de limón porque le da un sabor especial, pero en caso de no tener podríamos utilizar uno natural y poner ralladura de limón para añadirle algo de sabor al bizcocho.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Echamos el yogur en un bol y utilizamos el vasito como medida. Batir los huevos con el azúcar, y luego añadir la levadura con la harina tamizada y el aceite. Utilizaremos la batidora eléctrica, batiendo después de cada adición de un nuevo ingrediente.

Cuando tengamos una masa homogénea y fina, volcamos sobre un molde desmontable, al que habremos untado de mantequilla y espolvoreado con harina para que luego resulte fácil desmoldar el bizcocho. Horneamos durante 30-35 minutos a 180ºC, o hasta que veamos que la punta de un cuchillo sale limpia al pinchar en el centro del bizcocho. Desmoldamos y dejamos enfriar.

También nos sirve para

Aunque ya el bizcocho ya solo está delicioso, también nos puede servir para otras recetas de tartas que necesiten una base de bizcocho, como la tarta de fresa o incluso una rica tarta de chocolate.

Un pequeño secreto

Masa esponjosa: Hay que batir bien los huevos con el azúcar hasta que estos clareen y ya no se noten los granitos de azúcar.

Estos dos ingredientes son los que soportan el peso del resto de ingredientes, por lo que debéis batirlos bien, es mejor utilizar una batidora de varillas. Es importante que no dejéis reposar mucho la masa una vez batida, porque de nuevo desaparecerá el aire y le costará más subir, de ahí que sea importante que precalentéis el horno previamente.

Incorporar frutas o chocolate: Si queréis poner trozos de fruta o trocitos de chocolate a la masa, para evitar que se vayan al fondo, conviene pasarlos antes por harina.