Quantcast

Actúa ya: ¿Cómo preparar tu cabello para el verano?

El cuidado del cabello es uno de los puntos claves para sentirnos bien. Quien tiene la suerte de contar con un buen pelo, gusta de llevarlo arreglado y evitar que se deteriore. Un pelo cuidado, bonito y saneado siempre es motivo de envidia. Pero hay que ser constantes para que estos cuidados tengan un resultado óptimo. Por otro lado, la llegada del verano siempre supone un problema añadido para los cuidados del pelo. El exceso de sol, el cloro, el salitre o no acudir con tanta frecuencia a la peluquería son algunos de los motivos por los que nuestro pelo puede resentirse.

Si estás buscando algunos consejos para que el pelo luzca de forma envidiable, aqui tienes las mejores soluciones para cuidar tu cabello y tenerlo siempre en perfecto estado de revista. Son unos consejos que puedes aplicar fácilmente desde la comodidad de tu hogar, que no requieren una inversión costosa y que favorecen mucho. La salud capilar bien merece la pena y es una inversión a largo plazo. Toma nota de ellos para que tengas un pelo bonito y bien cuidado.

Los cuidados del cabello de cara al verano

Sabes que el verano castiga demasiado a tu cabello. Por eso, afrontar el estío  bien preparada hará que tu cabello se mantenga bonito y sano. ¿No crees que el esfuerzo merece ya de por sí la pena? Estos son nuestros consejos más efectivos a la hora de cuidar de tu pelo y evitar que se deteriore más de lo debido.

  • Protege tu cabello del sol: No hay mejor medida para ello que usar un sombrero, que además te proporcionará un estilazo, o un pañuelo. La insolación directa reseca tanto el pelo como el cuero cabelludo. En los momentos de exposición solar más intensos, entre mediodía y las 5 de la tarde, si vas a estar al sol lo mejor es ponerse una prenda de cabeza. Práctico, barato y a la moda.
  • Cuidado con el secador: Por desconocimiento, muchas personas hacen un uso del secador indiscriminado. Es más efectivo reducir el calor y emplear un difusor que ponerlo a tope para secarse rápidamente. Tienes a tu disposición una buena variedad de modelos y marcas. Además, los secadores actuales emplean una tecnología por iones, gracias a la cual el pelo sufre bastante menos.
  • Cepillado y peinado: Evita que tu pelo se enrede y cepíllalo diariamente. Evitarás enredos y los consecuentes tirones que tanto daño hacen. La elección del peine y cepillo siempre responderá al tipo de pelo que tengamos. Por eso, no compres lo primero que veas, sino que déjate aconsejar por un profesional para obtener los mejores resultados. Y si no lo has heco ya, incorpora a tu rutina un suavizante, te ayudará a evitar los molestos enredos y nudos.
  • ¡Todos al agua!: El verano es siempre sinónimo de piscina y de playa. Siempre que sea posible, antes de meterte al agua es conveniente que te mojes el pelo, y si es una ducha sin jabón, mucho mejor. La razón es muy siemple, los compuestos disueltos en el agua de mar o la piscina castigan la fibra, deteriorándola. Si te mojas el cabello, estarás hidratándolo y, por tanto, evitando que el cloro o el salitre hagan tanto daño. demás, en las piscinas es siemre obligatorio tomar la ducha antes de entrar por cuestión de higiene.
  • Elegir bien el champú: No vale cualquiera a la hora de tener limpio el pelo. Siempre hemos de dejarnos aconsejar, ya que cada cabello es diferente y lo que viene biena unos no funciona a otros. La composición del champú debe estar libre de sulfatos o elementos agresivos que debiliten la fibra capilar. Igualmente, el uso de una mascarilla con regularidad permite que la queratina se vaya regenerando.
  • Opta por recogidos:  Mucho mejor para que el pelo esté saneado y el cuero cabelludo no reciba el sol de manera directa. La combinación de un recogido con un sombrero o pañuelo es una buena medida de protección. Si te haces un peinado con raya, aplica un poco de protector solar en esa zona si no vas a llevar na prenda de cabeza. 

Y cuando el verano llega a su fin, toca visitar la peluquería. Tocará reparar los posibles daños que la temporada estival haya posido causar. Lo ideal es cortar las puntas para sanear el pelo. Unos pocos centímetros bastarán para igualarlo y favorecer su crecimiento. No olvides que esta medida es básica para afrontar bien el otoño. Muchas personas obvian estos consejos, y cuando llega el final del verano se encuentran con un problema que es más complejo de tratar. Por eso, si comienzas ahora en primavera a protegerte, verás como tu pelo sigue luciendo bien en este varno y los daños serán menores. Recuerda que la mejor protección para tu cabello es siempre la prevención.