Quantcast

Imserso pide revisar el modelo de cuidados y rediseñar la atención a la dependencia

El director general del Imserso, Luis Barriga, ha hecho un llamamiento a revisar el modelo de cuidados y rediseñar el sistema de autonomía personal y atención a la dependencia tras el impacto que la pandemia provocada por la Covid-19 ha tenido en el sector.

«Hay que revisar el modelo de cuidados y rediseñar el sistema de autonomía personal y atención a la dependencia», ha asegurado Barriga en la jornada online ‘Experiencias de mayores durante la pandemia: la necesidad de un cambio en el modelo sociosanitario’ organizada por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) este jueves, 15 de abril.

Barriga ha reconocido que, durante la primera ola de la pandemia, «se produjo la tormenta perfecta» ya que el sector se tuvo que enfrentar a una «enfermedad muy contagiosa, de origen desconocido», unido a una crisis de personal de cuidados, «con centros residenciales donde hasta un 50% del personal estaba de baja» y donde los residentes sufrieron las consecuencias del confinamiento. «Aislar y confinar deteriora la vida de estas personas», ha recordado.

El director del Imserso ha señalado que la situación era «muy difícil de gestionar», al tiempo que ha lamentado que «nunca se aplaudió al personal de servicios sociales que hizo una labor fundamental», cuando durante los primeros meses de pandemia, los ciudadanos aplaudían desde sus balcones a las 20.00 horas en homenaje al personal sanitario.

Barriga también ha enfatizado que «ganar años no es perder calidad de vida», ya que el actual sistema residencial «no puede ser concebido como un antiguo hospicio». «No es un paciente, es una persona que necesita un hogar y parar ello tiene que estar configurado», ha defendido, al tiempo que ha insistido en la importancia de combatir la soledad, el aislamiento y no perder de vista la importancia de la gestión pública.

«Es necesario garantizar la asistencia sociosanitaria y el derecho al acceso universal a la salud independientemente de la edad y del lugar de residencia», ha insistido.

En la misma línea se ha expresado el secretario de Estado de Derechos Sociales del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ignacio Álvarez, al afirmar que «uno de los grandes retos» de la sociedad «es poder envejecer y poder envejecer bien» por lo que ha considerado «fundamental garantizar la asistencia sociosanitaria para las personas mayores».

En este punto, ha pedido trabajar tanto a corto como a largo plazo y ha subrayado que los esfuerzos realizados en un primer momento se pusieron de manifiesto con la irrupción de la segunda ola, «cuyas consecuencias fueron diferentes a las de la primera gracias al trabajo realizado».

Además, ha puesto de relieve los resultados obtenidos por la estrategia de vacunación al atender en primer lugar a personas mayores que viven en residencias, lo que ha permitido que «en torno al 90% de los residentes ya estén vacunados». «Los brotes y fallecimientos se han reducido hasta casi desaparecer», ha apostillado.

A medio y largo plazo, Álvarez ha insistido en la importancia de revalorizar las pensiones y desarrollar el Sistema de Dependencia que, como ha lamentado, «nació cojo» lo que ha provocado que cerca de 300.000 personas tuvieran reconocido el derecho pero que no lo recibieran, al quedar en el denominado «limbo de la dependencia».

Por ello, ha subrayado la importancia de los acuerdos alcanzados con las CC.AA «para reforzar el sistema y reducir estas listas de espera», además de mejorar las condiciones laborales de las cuidadoras, su formación o desarrollar nuevas prestaciones como el derecho a la teleasistencia o el desarrollo de la figura del asistente personal, entre otras cuestiones.

También ha avanzado que se usarán los fondos europeos –cerca de 700 millones– para cambiar el modelo de cuidados en el medio plazo en España, donde se invierte el 0,75% del PIB cuando la media europea es del 1,5%. «Hay que usar la financiación para modificar el modelo», ha explicado, apostando por la atención domiciliaria para que «la atención en centros sea el último paso».

ATENCIÓN A LOS MAYORES DURANTE LA PANDEMIA

La jornada ha contado con ponentes de distintos representantes de administraciones públicas de ámbito autonómico, estatal y europeo, así como de diversas entidades sociales, que han abordado las consecuencias que la crisis ocasionada por la COVID-19 ha tenido entre las personas mayores, además de buscar posibles soluciones de futuro para evitar que se repitan situaciones como las vividas durante la pandemia.

Así, en la inauguración, el presidente de EAPN-ES, Carlos Susías, ha lamentado que «la sociedad se ha sentido agredida por la manera en que hemos atendido a las personas mayores durante la pandemia y esto hay que afrontarlo».

Posteriormente, Astrid Dentler, miembro del Gabinete de la Vicepresidenta de la Comisión Europea y Comisaria de Democracia y Demografía Dubravka Suica, ha señalado que «el 20% de la población en Europa tiene más de 70 años y esta cifra va a seguir aumentando».

«Esto afecta a toda la población, por ello tenemos que trabajar en este sentido desde la equidad intergeneracional», ha enfatizado. Dentler también ha puesto el foco en el papel que han representado estas personas durante la pandemia, «al ayudar y brindar cuidados a sus nietos».

«Recibir la atención sociosanitaria que merecen las personas mayores es un derecho obligatorio que se ha visto mermado durante la pandemia», ha indicado por su parte la coordinadora de Políticas, Derechos Humanos y No-discriminación de la Plataforma Europea AGE, Nena Georgantzi, que también ha lamentado que «el edadismo es igual de grave que otras formas de discriminación y tiene un impacto muy negativo en las personas mayores y en la sociedad en general».