Quantcast

Iglesias critica el «estilo trumpista en comunicación» de la derecha madrileña

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha criticado este jueves el «estilo trumpista en comunicación» de la derecha y ultraderecha madrileña, ya que a su juicio «no dicen una sola cosa que sea verdad».

En una entrevista en un podcast de la Cadena Ser, Iglesias ha indicado que tanto Miguel Ángel Rodríguez, como Isabel Díaz Ayuso o Santiago Abascal, de cada diez cosas que dicen, «diez son mentira».

«Han descubierto que es un mecanismo perfectamente eficaz y más si le empujan desde los medios. Cuando te dicen que el problema de la vivienda no son los precios de los alquileres sino la okupación se establece un marco adecuado para que ese discurso lo pete. Ese discurso de la derecha y ultraderecha es de defensa de los privilegios de una minoría pequeña», ha manifestado.

Iglesias ha señalado que la inseguridad es «tener a tu abuelo en casa enfermo y que no pueda tener una atención disciplinaria o no tener dinero para pagar el abono transporte». «Esas son los problemas reales de seguridad. La Policía tiene que perseguir los delitos pero lo fundamental para la seguridad son los servicios públicos. ¿Qué seguridad tiene un joven que le piden que le piden más por un alquiler que lo que gana al mes?», se ha preguntado.

El líder de Podemos ha tildado de «complicidad» la equidistancia entre fascismo y antifascismo y ha criticado que los «principales referentes mediáticos están explícitamente apoyando a Vox y sus ideas».

«La ultraderecha, ya sea vía Ayuso o vía Vox, en la defensa de los poderes económicos no tienen reparo en decir que estas ideas son normales y presentables. Es un puto escándalo lo que está pasando. Antes había una apariencia de neutralidad. Ahora los líderes de ultraderecha son líderes mediáticos, como Carlos Herrera, Jiménez Losantos o Eduardo Inda. Me van a reventar pero alguien tenía que decirlo. Cada vez hay más gente que se da cuenta de cómo funciona el poder», ha apuntado.

Iglesias también ha augurado que después de las elecciones madrileñas «va a intentar reventar por todos los lados» a la actual vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. «Para la gente que ha mandado siempre en este país es inaceptable que hayamos llegado al Gobierno y se están desplegando para que nada cambie y para ello favorecen y potencian a la ultraderecha», ha esgrimido.

En este programa de humor, Iglesias ha reconocido que se siente «bastante suelto» en esta campaña y que ha decidido «decir toda la verdad» porque muchas veces en política no se hace, ha reconocido. «En este momento hay que decir las cosas como son y en ese momento me gusta», ha admitido.

Preguntado por la dicotomía entre comunismo y libertad, el exvicepresidente del Gobierno de España ha elegido comunismo porque «si no fuera por los comunistas españoles no hay democracia en España». «Es un fantasma, como decía Marx, que le encanta a la derecha y ultraderecha. Pero ese espantajo de que vienen los rojos ya no asusta», ha dicho.

LOS «ERRORES Y TORPEZAS» DE LA IZQUIERDA

Por otro lado, Iglesias ha reconocido que buen parte de lo que ha ocurrido en el último cuarto de siglo en Madrid tiene que ver con los «errores y torpezas de la izquierda» y que cuando han gobernado, en alusión al periodo de Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento, no resolvieron muchos asuntos en los barrios trabajadores.

Y aunque entiende que desde Podemos han hecho mal algunas cosas, desde que están en el Gobierno de España «se nota que se han hecho cosas distintas». «Cuando estás dentro ves las enormes dificultades del Gobierno para enfrentarse con el poder de verdad, pero hemos hecho cosas que no se habían hecho nunca y ha sido muy útil para cambiar muchas cosas y demostrar que se podía gobernar de otra manera», sostiene.

Por último, el aspirante de Unidas Podemos ha vuelto a hacer un llamamiento a los habitantes de los barrios más desfavorecidos para que acudan a las urnas. «El transporte público, la sanidad, la educación, para la ultraderecha, lo público es una mierda, porque es lo que piensa. Y la mayor parte de los barrios necesita lo público. Para el PP, que no creen en lo público, es un granero de sacar recursos para que vaya a lo privado», ha esgrimido.