Quantcast

Ibercaja confirma que tiene todo preparado para salir a Bolsa

El consejero delegado de Ibercaja, Víctor Iglesias, ha asegurado que los preparativos para salir a Bolsa están completados y que el banco está listo para el momento en que exista una ventana en el mercado.

Así lo ha puesto de manifiesto Iglesias en la rueda de prensa posterior a la presentación del nuevo plan estratégico del banco para el periodo 2021-2023, tras ser preguntado por la normativa que obliga a la Fundación Bancaria Ibercaja a reducir su participación por debajo del 50% en el capital de la entidad antes del 31 de diciembre de 2022.

«De momento, la opción preferida para realizar esta obligada desinversión por parte de la Fundación es hacerlo mediante la salida a Bolsa», ha admitido Iglesias, al tiempo que ha explicado que toda la preparación previa se empezó a finales de 2018 y se cerró en marzo de 2020.

«Preparamos al banco de forma exitosa para poder salir a Bolsa, recorrimos todas las etapas para salir al mercado. En marzo de 2020, estábamos justo en el punto antes de abordar la última milla, que era la presentación en Madrid a inversores internacionales», ha dicho. «Estamos totalmente preparados para salir cuando las circunstancias del mercado así lo aconsejen», ha apostillado.

En cualquier caso, el consejero delegado de la entidad ha subrayado que aún hay por delante 20 meses, hasta diciembre de 2022, por lo que estarán centrados en seguir monitorizando la situación para que cuando haya una ventana la Fundación plantee su decisión de seguir adelante con esta opción. En ese caso, la operación se ejecutaría.

En esta misma línea, el presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, ha dicho que confía en que habrá alguna ventana, si no este año, el próximo. «Estamos preparados y en el momento adecuado retomaremos el proceso que ya paramos en su momento», ha remarcado.

Aguirre también ha asegurado que la obligación de la Fundación es la de contemplar todas las vías de salida, pero la vía de la Bolsa es la «más clara y lógica». «Claro que se han contemplado otras opciones para el caso de que no se pudiera salir a Bolsa», ha precisado.

De todas formas, Iglesias ha afirmado que esta operación sería por obligación, ya que desde el punto de vista del banco no se necesita ninguna ampliación de capital ni recurrir la mercado, ya que dispone de unos niveles de solvencia «más que suficientes».

Asimismo, ambos directivos han reiterado que la nueva estrategia pasa por apostar por un proyecto «propio e independiente». «Nos vamos a esforzar por buscar mejorar el atractivo del proyecto propio de banca minorista de Ibercaja», ha dicho el consejero delegado.

MIRAR MÁS LA COMPETENCIA Y NO PROPICIAR FUSIONES

Iglesias ha señalado que la hoja de ruta es la de reforzar su proyecto y, por ello, no está prevista ninguna operación corporativa. De hecho, ha advertido de que se debería centrar la atención en los niveles de competencia y no tanto en propiciar más fusiones, después de que el sector haya pasado de contar con más de 50 entidades a ser únicamente diez.

«Las fusiones tendrían que estar impulsadas por el principio de voluntariedad y por un claro sentido industrial», ha indicado, asegurando «rotundamente» que Ibercaja no ha recibido ninguna presión para entrar en el juego de la consolidación, ni desde Fráncfort (BCE) ni desde Cibeles (Banco de España).

«No hay motivos para impulsar una fusión de una entidad que va bien, es solvente, hace su papel, está bien gestionada y no da problemas», ha aseverado el consejero delegado del banco de Zaragoza.