Quantcast

Càritas abre una exposición sobre el impacto de la pandemia en Barcelona

Càritas Diocesana de Barcelona ha inaugurado este lunes la exposición gratuita ‘Covid-19: Obre els ulls’, que recoge imágenes y vídeos del impacto de la pandemia del coronavirus y de la labor de la entidad ante ella, mezcladas con retablos y esculturas del Museu Diocesà de Barcelona, que acogerá la muestra hasta el 30 de junio.

«Son obras que hablan del sufrimiento y de la humanidad rasgada», ha explicado el director del museo, Robert Baró, en referencia tanto a las imágenes religiosas como a las de la crisis sanitaria, en una inauguración en la que han participado el arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, y el director de Càritas, Salvador Busquets.

La muestra incluye un total de 40 fotografías, vídeos con testimonios de usuarios de la entidad y un compendio de objetos relacionados con la crisis social, incluida la recreación de una habitación de 10 metros cuadrados como la que habitan el 40% de las personas atendidas por Càritas.

«Quienes vengan a ver esta exposición verán lo que puede suponer la pandemia en el futuro», ha afirmado Busquets, que ha recordado que la actual crisis no es sólo sanitaria, sino también social, y que las personas en situación de pobreza severa atendidas por Càritas han pasado de ser el 48% del total, al 66% en un año.

«La exposición quiere hacer reflexionar a la sociedad, y les pedimos que se detengan y se den un minuto de lucidez para pensar en lo que podemos hacer de manera individual y colectiva para revertir la situación», ha añadido el director de Càritas, que ha pedido que los más pobres no paguen la crisis del Covid-19.

ARTE SACRO

La muestra expone, junto a las imágenes de la crisis, diversas obras religiosas y el tapiz ‘Màrtir’, creado por el artista Josep Grau-Garriga en 1972; y todo en un espacio con mucha carga simbólica, ha dicho Baró, ya que el museo está situado en la antigua Casa de la Pia Almoina, institución benéfica de la iglesia durante siglos.

«Que hoy estemos aquí reafirma que el compromiso de la Iglesia hacia los más débiles viene de lejos», ha declarado el director del museo, que ha reflexionado que el centro de Barcelona, donde está situado el espacio, concentra tres ‘ces’ claves para la institución: el culto, por la catedral; la caridad, por Càritas; y la cultura, por el museo.

En esta línea, Omella ha afirmado que «la iglesia no es solo el edificio, si no también todas las cáritas parroquiales», de quienes ha elogiado su labor durante la crisis del coronavirus y ha destacado su trabajo humilde y su capacidad fomentar la solidaridad en la sociedad, en sus palabras.

«En un momento como este que todos nos sentimos en la misma barca, debemos abrir los ojos y ver la realidad de muchos hermanos nuestros que sufren», ha dicho el cardenal, que ha reclamado una solución conjunta a la crisis para que la pobreza no se cronifique y no aumente la separación entre ricos y pobres.