Quantcast

Trabajadores de Tubacex: Cesará la «lucha cuando encima de la mesa no haya ni un solo despido»

Los trabajadores de Tubacex se han manifestado este domingo por Bilbao para denunciar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la dirección, que afecta a 129 empleados, y advertir de que solo cesarán la «lucha cuando encima de la mesa no haya ni un solo despido».

Asimismo, han instado al Gobierno Vasco a no ser un «mero portavoz de la patronal» y le han reclamado que no se olvide «de la clase trabajadora, a la que no se puede dejar tirada».

La manifestación, que ha arrancado pasadas las 11.30 horas desde el Sagrado Corazón, y que ha finalizado una hora después frente al Ayuntamiento de Bilbao, ha estado encabezada por una pancarta en la que se podía leer «No al ERE en Tubacex» y ha transcurrido entre gritos contra el lehendakari, los despidos y la dirección de la empresa.

En varias hileras para respetar las medidas sanitarias impuestas por la pandemia de covid-19, y entre sonido de bocinas y petardos, la marcha multitudinaria ha transcurrido sin incidentes y bajo una notable presencia policial. Entre los asistentes se ha podido ver al diputado de EH Bildu, Oskar Matute, así como al parlamentario Iker Casanova, entre otros.

En declaraciones a los medios de comunicación, el representante de ELA en el comité de empresa Eduardo Ibernia ha manifestado que no se puede admitir «ni un solo despido» y ha subrayado que mantendrán las dos vías abiertas: la movilización sindical y la vía judicial.

A la finalización de la manifestación se ha leído un comunicado en el que el comité de empresa ha agradecido los apoyos recibidos y ha resaltado el ejemplo «de unión y fuerza» demostrado hasta el momento.»Hoy es Tubacex, pero mañana puede ser cualquier otra empresa», han incidido, para añadir que, tras 60 días de huelga, mantienen «intactas» las fuerzas para «seguir luchando y lograr el objetivo de despidos cero».

Asimismo, han acusado a la dirección de recurrir a una estrategia de «comunicados internos amenazantes», con los que busca hacer a los trabajadores «responsables de una situación que ellos han generado». «Han querido aprovecharse de una crisis coyuntural, fruto de la pandemia, para tomar decisiones estructurales en forma de despidos. Nosotros solo somos responsables de defender el convenio colectivo y nuestros puestos de trabajo», han resaltado.

Además, el comité de empresa ha insistido en el «papel importante» que deben jugar tanto los partidos políticos como el Gobierno Vasco que, según ha afirmado, «no puede limitarse a ser mero portavoz de la patronal y olvidarse de la clase trabajadora, a la que no se puede dejar tirada».

«Y deberá pedir explicaciones por las ayudas que dan a empresas como Tubacex para que, en caso de seguir con los despidos, devuelvan hasta el último céntimo recibido», han defendido, al tiempo que han reclamado la derogación de la reforma laboral.

Tras sostener que, «a diferencia de la dirección», los trabajadores sí creen en el futuro de la empresa, han asegurado que no contemplan otro escenario que no pase por el regreso de todos los trabajadores despedidos. En esta línea, han advertido de que la comarca de Ayala «no se merece» lo que está sucediendo y han apuntado que su lucha solo tiene un final que llegará cuando «encima de la mesa no haya ni un solo despido».