Quantcast

El presidente del TSJA señala la «anomalía democrática» del bloqueo del CGPJ

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, ha manifestado este viernes que la falta de renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) después de que el mandato de su actual corporación expirase el 4 de diciembre de 2018 es una situación que constituye una «anomalía democrática», avisando del «efecto perverso» derivado de tal extremo, pues aunque dicho órgano fue creado para «visibilizar la separación de poderes», «la realidad es que ese órgano de gobierno (de la Justicia) es percibido por la ciudadanía como algo politizado».

Lorenzo del Río ha participado este viernes junto al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo; y el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín; con el patrocinio de Fundación Cajasol, Atlantic Copper, Cepsa y Laboratorios Vir.

En ese contexto, Lorenzo del Río se ha pronunciado sobre la falta de renovación de la composición del CGPJ al no mediar aún un acuerdo entre las fuerzas políticas para ello, pues los vocales del CGPJ han de ser designados por las Cortes Generales, el Congreso y Senado, merced a las candidaturas propuestas.

Previamente, Lorenzo del Río ya había avisado de que uno de los «problemas» que afronta la Justicia en España es que «el poder judicial es vulnerable a la politización» y «muchas veces» pesa una «imagen» entre la ciudadanía de que «la Justicia no es independiente y está politizada», extremo que «perjudica» a la misma como institución y al propio «día a día de los jueces».

«LA JUSTICIA ES INDEPENDIENTE»

Todo ello, cuando según ha defendido «la Justicia es independiente». «Los jueces son todos absolutamente independientes y resuelven en base a su conciencia y a la Ley», ha enfatizado.

En ese sentido, ha opinado que la situación que afronta actualmente y desde hace más de dos años el CGPJ por su falta de renovación supone «una anomalía democrática» e implica un «efecto perverso».

Al respecto, ha señalado que el CGPJ nació «para visibilizar la separación de poderes», pero «desgraciadamente, la realidad es que ese órgano de gobierno es percibido por la ciudadanía como algo politizado», pues para designar su composición, las Cortes Generales «se limitan a sancionar algo que muchas veces se ha hecho a nivel de partido o de personas concretas del partido», es decir que al final «se visibiliza un reparto de cuotas en base al partido».

«NO CONTROLAR» LAS INSTITUCIONES

Frente a ello, Lorenzo del Río ha defendido «la obligación de fortalecer las instituciones, no de controlarlas», apostando por «cambiar de sistema» de designación de los miembros del CGPJ, pero señalando que «desgraciadamente», el modelo «más fiel ahora mismo» a la Constitución Española, que estipula la necesidad de «luchar contra un excesivo corporativismo judicial y una posible politización»; es la elección por parte de los jueces con el papel además de las Cortes Generales.

«Introduzcamos un sistema un poco más relajado o vamos a estar viviendo esto constantemente», ha considerado así el presidente del TSJA.