Quantcast

Miras, agricultores y regantes piden Sánchez paralizar la modificación de las reglas del trasvase

El jefe del Ejecutivo murciano, Fernando López Miras, las organizaciones agrarias, de regantes y la patronal regional han remitido una carta al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, en la que piden la paralización de «cualquier acuerdo o normativa» que pretenda modificar las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura hasta que no se apruebe el Plan Hidrológico de la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Tajo 2021-2027.

Del mismo modo, han solicitado a Sánchez que se aprueben unos caudales ecológicos en la cuenca del Tajo «inferiores a los propuestos en el esquema de temas importantes», que sean «más cercanos a los circulantes en la actualidad y que han demostrado ser suficientes para alcanzar el buen estado ecológico de las masas de agua».

Así aparece reflejado en la misiva que suscriben el propio López Miras; el presidente de la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (CROEM), José María Albarracín; el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez; el presidente de Agrupal, José García; y el presidente de Proexport, Juan Marín.

También suscriben la carta el presidente de Fecoam, Santiago Martínez; el secretario general de Asaja-Murcia, Alfonso Gálvez Caravaca; el presidente de COAG-Murcia, Miguel Padilla; el secretario general de UPA Murcia, Marcos Alarcón; el presidente de la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena, Manuel Martínez; y el presidente de Apoexpa, Joaquín Gómez.

En la carta, los firmantes dicen haber conocido esta semana el resultado de la consulta realizada al Consejo Nacional del Agua, que ha aprobado la modificación de las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura. A su juicio, «se trata de una decisión de gran alcance, claramente negativa y perjudicial para el Sureste español; adoptada, además, sin la menor intención de consenso con las regiones receptoras del trasvase».

A este respecto, han lamentado que se trata de una medida que se suma a «otras tantas que se vienen adoptando para privar a nuestros agricultores y ganaderos de un agua que es vital para su supervivencia», según la carta.

En definitiva, reprochan que se trata de actuaciones «sin fundamento técnico alguno», que son «fruto de un planteamiento erróneo, que no sólo representan un serio perjuicio para el sector sino que suponen un grave deterioro para el desarrollo económico y social de la Región de Murcia».

CAUDALES ECOLÓGICOS

De forma paralela, los firmantes recuerdan que se está redactando el Plan Hidrológico de la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Tajo 2021-2027, el cual debe establecer los caudales ecológicos en las masas de agua superficial de la cuenca del rajo.

El esquema de dicho plan, en su opinión, plantea unos caudales en los tramos de cabecera que, «no contribuyendo de forma clara a la consecución de los objetivos ambientales que se persiguen, suponen un menoscabo desproporcionado sobre los recursos hídricos susceptibles de ser trasvasados al Levante español y, con ello, un gran perjuicio sobre millones de ciudadanos y familias de tres comunidades autónomas».

Aun así, lamentan que la ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha manifestado que «no basta con la modificación, ya casi culminada, de las reglas de explotación», y que «se deben definir estos caudales ecológicos, en referencia a la tramitación del plan Hidrológico del Tajo».

Para las organizaciones que suscriben la misiva se trata de una situación «absolutamente lesiva para el presente y el futuro de decenas de miles de empleos», que «condena la supervivencia de un sector que tanto contribuye al desarrollo de España y que es necesario para alimentar a millones de personas en nuestro país y en toda Europa, tal y como se ha demostrado durante la crisis sanitaria provocada por la actual pandemia».

Además de todo ello, los firmantes creen que estas actuaciones «ponen en riesgo la supervivencia de todo un ecosistema que tiene en el trasvase la mejor herramienta para su conservación, así como un instrumento fundamental para la lucha contra la desertización del Sur de España y las consecuencias del cambio climático».

Ante esta «inaceptable» situación, el Gobierno de la Región de Murcia, el Sindicato de Regantes, las organizaciones empresariales, agrarias y de exportadores y cooperativas agrarias se han reunido y han acordado reclamar la paralización de cualquier acuerdo o normativa «que se dirija a modificar las reglas de explotación del trasvase Tajo-segura hasta tanto no se apruebe el Plan Hidrológico de la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Tajo 2021-2027».

Del mismo modo, insisten en exigir «que se aprueben unos caudales ecológicos inferiores a los propuestos en el esquema de temas importantes, más cercanos a los circulantes en la actualidad, y que han demostrado ser suficientes para alcanzar el buen estado ecológico de las masas de agua».

En este sentido, los firmantes dicen representar «a toda una Región» y defender «una causa tan justa y honesta como irreprochable, pues se basa en los principios y valores que consagra nuestra Constitución: la que otorga a todos los españoles el mismo derecho a acceder a un recurso tan esencial como es el agua, sin discriminación alguna y con independencia del lugar de España en el que vivan».

«Y por eso, unidos sin fisuras, firmamos esta reivindicación conjunta de toda una sociedad como la murciana, que lucha con todas sus fuerzas para garantizar la supervivencia de nuestro sector agrícola y ganadero, y se opone firmemente a cualquier decisión que ponga en peligro la prosperidad y el futuro de la Región de Murcia», concluyen los firmantes, que remiten a Sánchez un saludo y dicen estar a la «espera» de sus noticias.