Quantcast

Vox defiende en que «no se van a callar» pese a los «continuos ataques» a la formación

La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha asegurado que Vox «no se va a callar» frente a los «continuos ataques» que recibe la formación y van a continuar hablando de lo que los políticos «no quieren», como la seguridad en barrios como el de Vicálvaro, donde ven «con perplejidad como las casas son okupadas después de haber pagado durante años».

«Ya está bien de permitir las mafias de la okupación, de que los vecinos tengan que aguantar como las bandas callejeras campan a sus anchas por las calles, que las mujeres tengamos que tener miedo», ha expresado en un acto de precampaña en la plaza de la Vicalvarada junto al presidente de Vox, Santiago Abascal.

Sobre esto último, ha aludido a las declaraciones de la ministra de Igualdad, Irene Montero, sobre la apertura de centros 24 horas a mujeres que sufren abusos. «Oiga es que lo que queremos es no ser acosadas, poder caminar en seguridad por las calles, no que luego digan ‘yo sí te creo’, que eso también», ha expresado.

En esta línea, ha insistido en que quieran poder caminar por las calles y que las madres no estén «sin dormir pensando que a lo mejor su hija de 16 años se cruza con una panda de desalmados».

Defiende que Vox ha venido a la política a dedicar los recursos «a lo que de verdad importa, a proteger los barrios, a que los delincuentes vayan a la cárcel y a que la inmigración ilegal sea repatriada».

«Venimos a proteger Madrid, a las familias, contra el adoctrinamiento en las escuelas por las políticas y las leyes ideológicas del PP», ha lanzado. Para ello, ha pedido la confianza y el compromiso de los vecinos de Vicálvaro por el «voto seguro» a Vox.

«LIMPIAPISCINAS Y LAMEBOTAS DE IGLESIAS»

Por su parte, Santiago Abascal ha culpado directamente al Gobierno y los partidos que lo sustentan –PSOE y Unidas Podemos– de «instigar» la violencia contra Vox y al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, de no garantizar su seguridad con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Y se ha dirigido a las personas que acuden a protestar en sus actos como «limpiapiscinas y lamebotas» del exvicepresidente del Gobierno y candidato de Unidas Podemos a las elecciones del 4 de mayo, Pablo Iglesias. «No estamos dispuestos a soportarlo ni alterar nuestros planes. Vamos a pisar cada Metro de Madrid, vamos a pisar todas las calles y barrios de Madrid. Sin miedo a nada ni a nadie», ha advertido.

A su juicio, se «organizan» grupos para ‘boicotear’ sus mítines con el objetivo de que los ciudadanos no escuchen su mensaje. «Vox es el enemigo a batir», ha afirmado dejando claro que su objetivo es «impedir el asalto comunista a las instituciones».

Abascal ha reiterado que su propósito es ganar las elecciones pero, si no lo consiguen, ya han dejado clara su voluntad de pactar con el PP para evitar un gobierno de izquierdas. Y ha pedido a los ‘populares’ que aclaren si están dispuestos a hacer lo mismo y apoyar a Vox cuando su partido quede en primer lugar.

El líder de Vox ha agradecido el apoyo a todos los vecinos que acuden a sus actos, en los que ha dicho que se les quiere «lapidar», y ha exigido a las instituciones que garanticen que puedan desarrollar una campaña «en libertad, seguridad e igualdad de condiciones».

Según ha apuntado, esta petición de que se evite la violencia en sus actos para la campaña madrileña «sorprendentemente» es la misma que ya tuvieron que hacer en Cataluña y el País Vasco, aunque «de manera infructuosa».