Quantcast

Dos migrantes, uno menor, saltan la valla de Ceuta

La Guardia Civil de Ceuta ha localizado en las colinas de García Aldave, por donde discurre el perímetro fronterizo que separa la ciudad autónoma de Marruecos, a dos migrantes de origen subsahariano, uno de ellos menor de edad, que han logrado saltar el doble vallado de seis metros de altura que permanece en obras desde finales de 2019 y acceder a territorio español en uno de los «escasísimos» intentos de entrada por esa vía que se han registrado desde la declaración de la pandemia de la COVID-19.

Fuentes de la Comandancia local de la Benemérita han explicado este jueves que los hechos se produjeron este pasado miércoles y que agentes detectaron alrededor de las 10,00 horas la incursión de los dos indocumentados a través de sus sistemas de vigilancia sin poder evitarla.

Varias unidades se desplegaron posteriormente por los bosques cercanos para localizar a los migrantes, que siguiendo los protocolos establecidos y habiendo superado ya plenamente las barreras fronterizas han sido acogidos en la nave habilitada por la Ciudad Autónoma para pasar una cuarentena de al menos 10 días con el fin de descartar que porten la enfermedad del coronavirus.

Cuando superen ese periodo de aislamiento podrán ser albergados en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) local, que actualmente sólo acoge a unos 200 foráneos, alrededor de un diez por ciento de origen subsahariano, media docena de nacionalidad argelina y el resto marroquíes, colectivo al que antes sólo se aceptaba si se trataba de peticionarios de protección internacional.

El Gobierno central ha flexibilizado esa condición para admitir también a los súbditos del Reino alauita que cumplen los 18 años tras haber estado tutelados por la Administración local con el fin de que no queden en situación de calle una vez alcanzada la mayoría de edad y sin posibilidad de retornar a su país.

DIECISÉIS MESES DE OBRAS

El Ministerio del Interior encargó a Tragsa a finales de 2019 obras de mejora y fuerzo del vallado de Ceuta por 8,3 millones con un plazo de ejecución de 10 meses. Los trabajos comenzaron en diciembre de ese mismo año, pero hasta la fecha sólo se ha completado la sustitución de los alambres con cuchillas (‘concertinas’) que lo coronaban por unas estructuras metálicas con forma de peines invertidos orientados hacia el país vecino.

Además, en el tramo identificado como más «permeable» frente a intentos de saltos en grupo, el de Finca Berrocal-Tarajal, se ha reemplazado la valla por bloques de 10 metros de altura que combinan barrotes, chapas y mallas antitrepa con enormes cilindros lisos en su parte superior, elementos supuestamente más «eficaces» y menos «lesivos» que los anteriores.