Quantcast

Castilla y León pide disculpas a los afectados por la paralización de Astrazeneca

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, han pedido disculpas este jueves a los ciudadanos que en la jornada del miércoles se vieron afectados por la paralización en la Comunidad de la vacunación con Astrazeneca, aunque garantizan que no se arrepienten de la decisión y que lo volverían a hacer.

Así lo han manifestado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde ha insistido en que el principio de prudencia fue el que primó en todo momento al conocer que la Agencia Europea del Medicamento iba a emitir un informe con posible contraindicaciones sobre el uso de esta vacuna.

Casado ha detallado que trasladó su intención a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y ésta señaló de que la organización y planificación de las vacunas es competencia de las comunidades autónomas. «Saber que iba a haber un nuevo informe, no tener conocimiento de su envergadura es lo que hizo que tomáramos la decisión de parar», ha explicado la consejera.

De este modo, tanto ella como Igea han señalado que en ningún cado ha habido «unilateralidad» sobre la posología de las vacunas y no se ha contravenido la marcada Estrategia Nacional, sino que se adoptó una decisión en base a la «prudencia» ante un evento ha que provocado el cambio de que no se administre la vacuna de Astrazeneca a menores de 60 años.

Tras esta explicación, el vicepresidente de la Junta ha reseñado que las decisones que adopta la Junta se alejan de criterios políticos o electoralistas y siempre miden compaginar «riesgo-beneficio». «¿Podríamos explicar a algún familiar un caso de trombosis severa sabiendo que se iba a tomar esa decisión?», se ha preguntado Igea, quien ha señalado: «Pesó menos nuestra popularidad que la vida de los ciudadanos».

En esta línea, Verónica Casado ha asegurado que no se arrepiente de la decisión adoptada. «No me arrepiento de nada, absolutamente de nada», ha defendido, a lo que Igea ha apostillado que durante la gestión de esta pandemia se han destapado muchos comentaristas.

«Se está más cómodo en la no decisión, si quieren políticos de ese tipo búsquelo en otra parte», ha defendido.

Así, el vicepresidente ha reconocido que la decisión de paralizar la vacunación en la jornada de ayer puede generar «desafección e incertidumbre», tras lo que ha considerado que estas sensaciones se generan más con un Gobierno que «se bajó del barco». «Ustedes toman las deciones difíciles y yo anuncio el fin de la pandemia», ha lamentado, tras lo que ha señalado esta situación como la «cogobernanza del hortelano».

«Nuestra obligación como gobernantes es preservar al máximo la salud, Vamos a seguir así», ha señalado tras lo que ha criticad al Gobierno por estar más pendiente de su rentabilidad política que de «liderar la nación».

Tras esta reflexión, la consejera de Sanidad ha reiterado que los casos de trombos detectados tras el suministro de la vacuna de Astrazeneca son «muy, muy raros» y ha llamado a la población a vacunarse. «Las vacunas son seguras y eficaces», ha señalado Casado, tras lo que ha aclarado además que el problema de trombos es un evento «identificable y tratable».

«Yo me voy a vacunar, en estos días me llamarán, soy de 1959, cuando me toque allí estaré y me vacunaré con Astrazeneca de la que me fío mucho», ha aseverado Casado.

Así, ha llamado a la tranquilidad también a quienes esperan la segunda dosis, y ha explicado que ahora se estudia si mantener una única, lo que llevaría a una inmunidad de en torno al 70 por ciento, o inocular una segunda dosis de otra farmacéutica. «Hay tiempo», ha señalado.

Además, ha explicado que se estudia si ampliar el suministro de Astrazeneca en la franja de 65 a 70 años y ha aclarado que a los ciudadanos mayores de 70 sólo se baraja en este momento el uso de Moderna y Pfizer. En tramos de edad inferiores se confía en la llegada de nuevas marcas como Janssen.

Sobre la adquisición de forma unilateral de vacunas como la de Sputnik Casado ha defendido la compra centralizada para evitar que la situación se convierta en «la selva». «No podemos comprar una vacuna que no está aprobada hasta que se tome la decisión», ha zanjado Igea.

En cuanto a los turnos de vacunación, la Junta publicará en el portarl www.saludcastillayleon.es los calendarios previstos.