Quantcast

La Feria del Libro de Sevilla se celebrará con público del 7 al 17 de octubre

La Asociación de la Feria del Libro de Sevilla (AFLS), después de una edición en blanco, en 2020 como consecuencia de la pandemia del Covid-19, ha anunciado que el evento se celebrará entre el 7 y el 17 de octubre, en lugar de la primavera, como es tradicional, aunque se desarrollará de manera presencial para volver a ser el “nexo de unión entre los ciudadanos y la lectura, pero respetando todas las medidas de seguridad y sanitarias”, tal y como ha confirmado su presidenta, Esperanza Alcaide.

El principal patrocinador de la feria del libro, según ha destacado la organización, será un año más el Ayuntamiento de Sevilla. “El libro nos ha acompañado más que nunca cuando nos hemos tenido que quedar en casa y también nos hemos dado cuenta de que leer nos ha ayudado a resistir, nos ha dado alas cuando estábamos encerrados”. “Hemos redescubierto la cultura como arma para sobrevivir, el libro como necesidad vital”, ha explicado el coordinador del evento, Rafael Jurado.

En este sentido, la feria se desarrollará “bajo un leitmotiv muy especial: ‘El libro, ahora más que nunca'”. Por esa razón, la AFLS ha apostado por una edición basada en la presencialidad, donde el libro estará en la calle “acompañando, ahora más que nunca, a la población”, ha asegurado Jurado.

Desde la AFLS se reivindica que la feria no es solo uno de los eventos culturales más importantes de la ciudad “sino mucho más que eso”. Se trata de una “gran apuesta por la industria del sector de libro, un encuentro de carácter comercial donde apoyar al sector del libro en un momento de gran importancia”, ha señalado Alcaide.

La AFLS, que aúna desde 2002 a todo el sector del libro –libreros, editores y distribuidores, entre otros–, reclama la consolidación de esta cita que viene celebrándose en la ciudad desde 1967. “El sector no vive de los 10 días que dura la feria, la meta es conseguir que sea una actividad más y que el apoyo a la industria se vea durante todo el año, ya que Sevilla es un punto de referencia como capital del libro no solo por sus librerías y sus editoriales sino también la proyección que puede tener el sector con tantos atractivos como Sevilla”, ha explicado Alcaide.

La Feria de Sevilla, una de las más importantes a nivel nacional, se suma de este modo a la celebración otoñal como han hecho Madrid o Valencia, que ya han comunicado que también llevarán a cabo el evento en septiembre y noviembre respectivamente.

COORDINADOR DE LA FERIA

Rafael Jurado Arroyo es historiador y gestor cultural. En su palmarés, destaca el premio Asecan al Mejor Libro de Cine en 1997. Asimismo, es responsable de El Dispensario, una empresa de gestión cultural con trayectoria. Además, en su currículo destaca haber coordinado el Festival Internacional de Poesía Cosmopoética, en 2014 y 2015, un festival literario y artístico que se celebra en Córdoba y cuenta con el respaldo del Ayuntamiento, la Diputación, la Junta y el Ministerio de Cultura, y que recibió el Premio Nacional de Fomento de la Lectura en 2009.

La AFLS solicitó a varios profesionales con trayectoria en el ámbito de la gestión cultural un proyecto para la Feria de 2021 y el proyecto de Jurado ganó por unanimidad, ya que “daba las respuestas adecuadas a la complicada situación actual desde la calidad en la gestión del evento”.

En la última edición de la Feria, que se celebró en 2019, los 47 expositores instalados en Plaza Nueva acogieron a un total de 58 entidades entre librerías, editoriales e instituciones y se desarrollaron alrededor de 200 actividades. Uno de los proyectos que se iniciaron en aquella última edición fue un espectáculo de narración oral para acercar al público infantil y juvenil a la primera vuelta al mundo de Magallanes que conmemora su 500 aniversario entre 2019 y 2022.

Esta iniciativa se encuadra de la filosofía de la AFLS de que “el amor por la lectura debe cuidarse desde las edades más tempranas”. Por ello, de manos de la Delegación de Educación del Ayuntamiento, cada año, cientos de niños de centros educativos sevillanos han pasado una jornada lectiva realizando distintas actividades que les acerquen al mundo del libro y promueva ese interés por la lectura. Este año se espera recuperar esta actividad contando con todas las medidas sanitarias necesarias.