Quantcast

El Supremo de EE.UU. da la razón a Google en su disputa con Oracle

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha dictaminado este lunes que Google puede hacer uso legalmente de los fragmentos imprescindibles de la interfaz de programación de aplicaciones (API) desarrollada en Java por Oracle sin que esta copia constituya una violación de la protección de las leyes de derechos de autor, revocando así una sentencia anterior favorable a Oracle.

«Al revisar esa decisión, asumimos que el material estaba protegido por derechos de autor. Pero sostenemos que la copia aquí en cuestión constituye, no obstante, un uso justo. Por lo tanto, la copia de Google no violó la ley de derechos de autor», ha señalado la Corte Suprema de EE.UU. en una decisión adoptada por seis votos a favor y dos en contra, en la que uno de los jueces se abstuvo.

De este modo, el Supremo pone fin a más de una década de disputa legal entre ambas multinacionales tras denunciar Oracle que Google había copiado parte de su interfaz de Java para el desarrollo del lenguaje Android.

En este sentido, el Alto Tribunal admite que Google copió aproximadamente 11.500 líneas de código de la API en cuestión, lo que equivale a «solo el 0,4%» del total, que consta de 2,86 millones de líneas, por lo que al considerar «la cantidad y la sustancialidad de la porción utilizada» en este caso ha considerado que las 11.500 líneas de código deben verse como una pequeña parte de un todo considerablemente mayor.

«El Tribunal concluye que la copia de la API por parte de Google para reimplementar una interfaz de usuario, tomando solo lo que se necesitaba para permitir a los usuarios poner sus talentos acumulados a trabajar en un programa nuevo y transformador, constituyó un uso justo de ese material», ha dictaminado.

En 2014, el Tribunal de Apelaciones de la Corte Federal de Washington había fallado a favor de Oracle al estimar que esta compañía podía reclamar derechos de autor por el código de Java copiado por Google para el desarrollo de Android sin su consentimiento. Asimismo, en 2018, el mismo tribunal determinó que Google había infringido las leyes de protección de derechos de autor en favor de Oracle.

«La plataforma de Google se ha vuelto más grande y su poder de mercado, mayor. Las barreras de entrada, más altas, y la capacidad de competir, más bajas. Robaron Java y emplearon una década litigando como solo un monopolista puede hacer. Este comportamiento es el motivo de que las autoridades reguladoras de todo el mundo y en Estados Unidos estén revisando las prácticas de negocio de Google», ha asegurado el vicepresidente ejecutivo y director legal de Oracle, Dorian Daley.

De su lado, el vicepresidente senior de Asuntos Globales de Google, Kent Walker, ha afirmado que este fallo «es una victoria para los consumidores, la interoperabilidad y la informática».

«Esta decisión otorga seguridad jurídica a la próxima generación de desarrolladores, cuyos nuevos productos y servicios beneficiarán a los consumidores. Estamos muy agradecidos por el apoyo recibido por parte de un amplio grupo de organizaciones, desde la Liga Nacional de Consumidores hasta la Asociación Estadounidense de Bibliotecas, así como de empresas ya establecidas, nuevas compañías y los principales ingenieros de software y académicos relacionados con los derechos de autor del país», ha apostillado Walker.

Tras conocerse el dictamen, la cotización de las acciones de Alphabet, matriz de Google, han repuntado un 4,16% hacia la media sesión, hasta situarse en 2.218,42 dólares por título, su máximo histórico. La capitalización bursátil de la empresa es de cerca de 1,5 billones de dólares (1,269 billones de euros).

La cotización de Oracle también ha experimentado un repunte del 4,05%, hasta situarse en los 74,72 dólares por título, también su máximo histórico. La valoración en Bolsa del total de la empresa se ha situado de esta forma en algo más de 215.000 millones de dólares (182.010 millones de euros).