Quantcast

Qué es la amaxofobia

Se le conoce como amaxofobia al miedo que sufren algunas personas ante la idea de conducir. Como muchas fobias, esta puede parecer un poco descabellada, pero la verdad es que muchas personas la padecen y no es nada sencillo.

El origen del término “amaxofobia” proviene del griego, el cual está compuesto por “amaxo”, que vendría significado carruaje, coche o carro, y “fobia” que significa miedo o temor. De esta manera se puede decir que la amaxofobia es como se define al miedo irracional que padece una persona a conducir un vehículo

¿Qué son las fobias?

Qué son las fobias

Antes de comenzar a hablar de la amaxofobia, es necesario conocer lo que son las fobias. Una fobia se puede definir como un miedo irracional e injustificado ante un estímulo fóbico. Este estímulo puede ser generado por un objeto, alguna situación en particular u otros que por sí mismos no producen miedo, pero que a la persona que padece la fobia puede percibirlo como una amenaza.

Como resultado de esto la persona afectada puede llegar a sentir una ansiedad muy intensa, así como otros síntomas que pueden afectarlo gravemente. Desde sudoración, temblores, mareos, nauseas, miedo, así como otros más.

En la actualidad la lista de fobias que se han identificado hasta ahora es bastante larga. Algunas son bastantes conocidas hoy en día, como la claustrofobia, es que el miedo a los espacios cerrados, o la hemofobia que es como se le llama al miedo a la sangre. La tripofobia es el miedo a los patrones o círculos, aglomerados.

Pero sin importar cuán extraña o absurda sea la fobia, lo importante es saber que para quienes la padecen es un problema serio. Muchas veces siendo el motivo de una incapacidad, como lo es la agorafobia extrema, que es el miedo a salir al exterior. Por esta razón lo mejor es no tomarte este tipo de temas a la ligera y poder ayudar a quienes lo padecen.

Causas de la amaxofobia

Causas de la amaxofobia

Este tipo de fobia es específica y del tipo situacional, pues se puede producir antes o especialmente durante la situación de enfrentarse a conducir un vehículo. Esta fobia entra dentro de la categoría de los trastornos de ansiedad, los cuales son descritos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, en el cual se indica que el origen de la amaxofobia puede ser diverso y multifuncional. Aunque entre las causas más frecuentes de esta fobia se encuentran las siguientes:

  • Falta de confianza y de experiencia de la persona ante la situación de conducir un vehículo, particularmente los coches.
  • La experiencia de poder sufrir algún evento traumático que esté vinculado con la acción de conducir, como lo es generalmente un accidente automovilístico.

La amaxofobia es una fobia bastante frecuente de lo que muchas personas pueden llegar a pensar. Por lo general suele afectar más a las mujeres que a los hombres, además que no debe ser confundida con la sensación de desconfianza o inseguridad al estar frente al volante. El hecho de tener que conducir puede llegar a suponer una situación bastante estresante, la cual puede llegar a generar cierto nivel de tensión.

En el caso de la amaxofobia, el temor y la ansiedad paraliza a la persona que la padece, llegando a punto de poder incapacitarla e invalidarla. Esto genera que la persona tomes conductas para evitar conducir, las cuales son propiciadas por la sensación del estrés o la ansiedad que puede llegar a sentir ante la amenaza del estímulo, que en el caso de la amaxofobia es a conducir.

Síntomas de la amaxofobia

Síntomas de la amaxofobia

Al igual que ocurre con el resto de las fobias, la amaxofobia puede llegar a generar lo siguiente:

  • Síntomas físicos, como sudoración en las manos, rigidez muscular, temblores, entre otros.
  • Pensamientos e ideas distorsionados, generalmente catastróficas con respeto al acto de conducir.
  • Fuertes sensaciones desagradables como la angustia, la ansiedad e incluso pesadillas.
  • Miedo irracional ante el acto de conducir, los cuales suelen hacer que quien lo padezca conduzca con miedo o tensión.

Al igual que con la mayoría de las fobias, es común que las personas que la padecen lleguen a sentirse incomprendidas por su entorno, lo que suele generar al mismo tiempo una disminución de su propia autoconfianza y autoestima, lo cual termina suponiendo un obstáculo que puede dificultar superar la amaxofobia.

Tratamiento para la amaxofobia

Tratamiento para la amaxofobia

Como sucede con el resto de las fobias, la amaxofobia puede ser tratada de forma adecuada con ayuda de un profesional del campo de la psicología. Este tipo de tratamiento cuenta con un elevado porcentaje de éxito, por lo que es considerado el más eficaz.

Quienes padecen de amaxofobia, al igual como ocurre con el resto de las fobias, debe ser consciente de su problema y estar predispuesto a querer cambiar esta situación que le incapacita.

Para poder encontrarle una solución a este tipo de fobias, los terapeutas suelen aplicar una serie de técnicas sencillas, como la relajación y respiración profunda. Además suelen aplicarlas junto a técnicas de exposición, permitiendo así que la persona afectada pueda experimentar la sensación y confrontarla.