Quantcast

Vilalta (ERC) rechaza que la Generalitat ceda poder al CxRep

La secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha defendido que la Generalitat no puede ceder poder al Consell per la República (CxRep), ya que considera que Cataluña debe gobernarse desde su Govern y ningún órgano externo puede suplantar sus funciones: «Nadie puede controlar al Govern».

«No puede quedar supeditado a nadie que no sea el mandato democrático y la soberanía popular, que es el Parlament y la propia ciudadanía», ha afirmado en una entrevista de Europa Press, tras los desencuentros entre ERC y Junts sobre qué papel debe tener el Consell per la República, presidido por el expresidente Carles Puigdemont.

Para ella, el independentismo se debe coordinar en un espacio que permita construir una estrategia conjunta y superar las divisiones de los últimos años, pero «esto es plenamente compatible y no significa que una cosa debe sustituir la otra».

«Quien gobierna y quien gobernará nuestro país es el Govern con su presidente al frente», y ha defendido que nadie más puede pretender intentar gobernar Cataluña.

En las negociaciones entre ERC y Junts sobre la investidura del candidato republicano a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, el papel del CxRep ha sido uno de los principales escollos: Junts quiere que tenga más peso y asuma las funciones de coordinar y dirigir la estrategia independentista, separándola de la acción del Govern, mientras que ERC lo rechaza y reclama que se debe reformular el órgano.

Vilalta, que forma parte del equipo negociador con Junts, ha sostenido que para ERC el CxRep nunca ha sido un escollo, ya que considera que debe tener un papel «como organismo independiente con posibilidades de hacer cosas que no pueden hacer las instituciones», pero que para ello deben hacérsele cambios para que represente la transversalidad del independentismo.

La dirigente republicana ha apuntado que actualmente este órgano «no tiene la neutralidad que a lo mejor debería tener» porque cree que es un espacio partidista de Junts, por lo que celebra que el propio Consell haya accedido a abordar su reformulación.

Así, ha afirmado que cuando se concreten estos cambios se verá «si el CxRep puede ser el espacio de encuentro del independentismo o si se requiere más de un espacio, y es complementario una cosa con la otra», pero ha dado por superado este obstáculo en la negociación, por lo que emplaza a Junts a trabajar para acabar de cerrar el acuerdo del nuevo Govern.

«Si había sido un escollo, que para nosotros no lo había sido nunca, ya no está. Si hay consenso sobre que hay que reformularlo, sigamos con el resto que tenemos mucho trabajo por hacer en la configuración del Govern, en la materialización del plan de Govern y en poner en marcha todo esto», ha razonado.

«NO SE ENTIENDE» A JUNTS

Vilalta ha insistido en la urgencia de tener un nuevo Ejecutivo que trabaje en plenas funciones para hacer frente a la crisis provocada por el coronavirus y ha sostenido que Junts no tenía motivos suficientes para abstenerse en la investidura del candidato de ERC a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès: «No hay motivos para hacer esperar más a la gente».

«No se entiende que los que siempre han pregonado más la unidad, el hecho de ponerse de acuerdo, ir a la una, y hasta que los que su nombre se dice Junts, no hayan hecho posible tener este Govern lo más rápido posible», ha reprochado.

La dirigente republicana ha lamentado especialmente que Junts haya impedido la investidura de Aragonès después de que la formación de Puigdemont alertara durante la campaña de que ERC pactaría un tripartito con el PSC y los comuns si podía, algo que no ha sucedido: «Ante fantasmas de tripartitos, que algunos se encargaron mucho de decir y hasta difamar, ha quedado demostrado que esta no es una opción».

En este sentido, ha reiterado que no hay alternativa a un pacto entre partidos independentistas, ya que acusa a los comuns de haberse autoexcluido de integrarse en esta alianza, y cree que la voluntad de acuerdo ya se ha demostrado con el pacto entre ERC y la CUP, de manera que «probablemente quien se ha equivocado con la estrategia negociadora es Junts» al no aprovechar la oportunidad de investir a Aragonès en el primer intento.

Sobre si ve posible gobernar en solitario, la portavoz de ERC ha contestado que si se da esta opción querría decir que Junts se autodescarta de entrar en el Govern: «Si ya no se entiende mucho por qué no se han sumado ya a este acuerdo entre ERC y la CUP en hacer posible la mayoría de 74, si siguen en esta posición de oposición a la mayoría independentista, deberán explicar muy bien por qué se quedan al margen».