Quantcast

La OMS pide realizar las celebraciones religiosas de Semana Santa en exteriores

spot_img

La Oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Europa ha instado a «minimizar el riesgo» de contagios de COVID-19 durante Semana Santa ante el «resurgimiento» de la pandemia en el ‘viejo continente’, celebrando los actos religiosos al exterior.

«Independientemente del lugar, cualquier servicio religioso debería celebrarse al aire libre siempre que sea posible o tener un tamaño y una duración limitados, con distanciamiento físico, ventilación, higiene de manos y uso de mascarillas, según proceda. Una opción es que las personas celebren con quienes viven, y no se reúnan con otros si se sienten mal o si deben permanecer en aislamiento o cuarentena», insisten.

Sobre las reuniones en interiores, recuerdan que incluso las más pequeñas pueden ser «especialmente arriesgadas porque reúnen a grupos de personas, jóvenes y mayores, de diferentes hogares, que pueden no seguir las mismas medidas de prevención de la infección». «Limitar el tamaño del grupo y el tiempo que se pasa en el interior, y garantizar una buena ventilación son factores clave para reducir el riesgo de exposición a COVID-19«, detallan.

Si se organiza una reunión o evento pequeño, piden seguir las recomendaciones sobre el número máximo de participantes y tomar precauciones para evitar la propagación de COVID-19 entre los invitados. «Puede resultar incómodo llevar máscaras y mantenerse físicamente distante cuando se está cerca de amigos y familiares, pero hacerlo contribuye significativamente a garantizar que todos permanezcan seguros y sanos», defienden.

«La fe puede ser una fuente de apoyo, consuelo y orientación, especialmente en tiempos de COVID-19, y la primavera es rica en celebraciones religiosas, como la Pascua, la Semana Santa y el Ramadán. En la actualidad, todo el mundo experimenta una mezcla de frustración y esperanza, ya que la cobertura vacunal sigue siendo baja pero aparecen los primeros signos de impacto de la vacunación. Pero muchos países europeos se encuentran en medio de un grave resurgimiento de los casos, y en este momento de la pandemia no podemos permitirnos bajar la guardia y abandonar ninguna de las medidas de salud pública utilizadas hasta ahora», ha señalado la OMS en un comunicado.

El organismo entiende que resulta «difícil estar separado físicamente de los seres queridos durante otra festividad y que es duro no estar juntos para rezar o celebrar», pero recuerda que «las decisiones individuales durante estas fiestas religiosas no solo afectan a las personas cercanas, sino también a las comunidades».

Así, advierten de que existen «claros riesgos» asociados a cualquier aumento de las interacciones físicas. En cuanto a las celebraciones, apuntan que en los países en los que se está produciendo una transmisión comunitaria generalizada del virus «se debe considerar seriamente la posibilidad de posponer o reducir dichas reuniones».