Quantcast

La UDEF cuestiona que los trabajos que Podemos entregó al juez sean obra de Neurona

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) ha cuestionado que el material aportado por Podemos al Juzgado de Instrucción Número 42 de Madrid como trabajos realizados por Neurona para las elecciones generales de 2019 sea en realidad obra de esta consultora política, según un informe enviado al juez Juan José Escalonilla, que sospecha que el contrato entre la empresa y el partido pudo ser simulado para desviar dinero de las cuentas ‘moradas’.

La UDEF, tal y como le pidió el instructor del caso ‘Neurona’, ha analizado la documentación entregada por Podemos para determinar si hay alguna correspondencia entre los servicios que figuran como prestados en las facturas que también se han incorporado a la causa y el contenido de los vídeos que el partido atribuye a la consultora.

La Policía ha concluido en su informe que «en la gran mayoría de los archivos analizados se desconoce el autor», entre los que ha mencionado imágenes usadas como fondo de carteles electorales para la campaña electoral de 2019, algunas de las cuales han sido localizadas en fuentes abiertas y tienen incluso derechos de autor.

Los investigadores han destacado que algunos archivos corresponden a «capturas o descargas de programas de televisión», uno «está compuesto por una selección y copia del texto de una serie de ‘tuits’ trasladados al documento» sin editar, mientras que «otros son archivos repetidos en varias ocasiones».

En aquellos archivos donde la UDEF sí ha podido ubicar a sus creadores, «los autores identificados tienen una relación próxima a la formación política Unidas Podemos, como es el caso de Ángela Medialdea, Patricia Pinta o Javier Iváñez», por lo que deduce que «se trata de archivos cuyos autores serían ajenos a la empresa contratada para la realización de los trabajos, Neurona Comunidad, o a la mercantil subcontratada, Creative Advice Interactive».

«En los restantes autores identificados, tales como Vicente Camu o Waldemar Aguado Butanda, con la información a la que ha tenido acceso este grupo de investigación, no ha podido ser constatada ninguna relación laboral o contractual con la empresa adjudicataria, Neurona Comunidad, que no tiene trabajador alguno, o con la subcontratada, Creative Advice Interactive», ha añadido la UDEF.

Además, ha indicado que «en la documentación aportada no consta ningún proyecto, memoria, ‘dossier’ o bitácora en el que se detalle el trabajo realizado por la empresa», a pesar de que sí se menciona en el contrato.

Igualmente ha llamado la atención sobre el hecho de que tampoco aparecen el logotipo o anagrama de Neurona o Creative, «extremo este que contrasta con lo que se puede observar en fuentes abiertas respecto de la sociedad Neurona Comunidad, donde sí se puede distinguir su marca comercial en los trabajos realizados para otras campañas electorales, como para las elecciones autonómicas a la Asamblea de Madrid de 26 de mayo de 2019».

FUERA DE FECHA Y CON «OTRO FIN»

Por otro lado, la UDEF ha observado que «algunos de los trabajos presentados son susceptibles de no haber sido utilizados para la precampaña y campaña de las elecciones generales del 28 de abril de 2019, puesto que en la memoria entregada se encuentran archivos que no corresponden con la finalidad del contrato, bien porque se encuentran fuera del marco temporal en base a la fecha que consta en los metadatos del archivo, o bien porque una vez visualizado su contenido este no corresponde con tal fin».

Así, uno de los aspectos analizados ha sido el marco temporal de los archivos presentados por Podemos para averiguar si coinciden con la vigencia del contrato con Neurona, que la UDEF sitúa entre el 27 de febrero y el 28 de abril de 2019.

A este respecto, ha expuesto que «en algunos de los archivos la fecha de creación que figura en los metadatos está fuera del plazo establecido». «Y, por ese motivo, los archivos no tendrían esa finalidad, que no debería ser otra que las elecciones generales», ha ilustrado.

Asimismo, ha resaltado que, «en base a indicios racionales», «una gran cantidad de archivos no se ajustan por el contenido a la finalidad del contrato, ya que, una vez visto el producto en su globalidad, este parece tener otro fin que no es el de las elecciones generales».

En este sentido, la UDEF ha aludido a vídeos con «la cabecera o el cierre de la precampaña/campaña a las elecciones a la Asamblea de Madrid de 26 de mayo», imágenes en las que aparece la candidata ‘morada’ a esos comicios, Isa Serra, «en solitario» –sin la compañía de ningún miembro de Unidas Podemos que concurriera a las generales de 2019–, e incluso un cártel publicitario de las elecciones de 2016.

LAS FACTURAS

La UDEF también ha puesto en duda las facturas de Neurona, apuntando que «los conceptos que presentan son tan genéricos que, por parte de este grupo de investigación, no es posible determinar una relación directa en los contenidos contratados y los facturados».

En concreto, ha puesto la lupa en cuatro facturas por un total de 3.190.550 pesos mexicanos (unos 130.548 euros) que una de los dos socios mexicanos de Neurona Comunidad, Andrea Edlin, ordenó al administrador de la empresa, Elías Castejón, que pagara a Creative Advice por los servicios prestados a Podemos.

En primer lugar, la UDEF ha comentado que «todas son emitidas en fecha 26 de abril de 2019», pese a que Edlin dio la orden de pago un día antes, «extremo que se entiende imposible, puesto que estaría ordenando y adjuntando unas facturas que se emiten al día siguiente».

Los investigadores han advertido específicamente sobre una de las facturas, la emitida en concepto de ‘Gestión y manejo de redes sociales Facebook primer semestre 2019’, subrayando que dicho enunciado «no corresponde con la finalidad del contrato, ya que el marco temporal establecido para la prestación de servicios está perfectamente definido», del 27 de febrero al 28 de abril, no todo el semestre.

En este punto, la UDEF ha querido recalcar que Neurona Comunidad -filial española de la mercantil mexicana Neurona Consulting- «no puede ser adjudicataria de unos servicios desde enero de 2019, puesto que fue constituida posteriormente, el 19 de marzo».

Por último, una vez más, la Policía ha aludido a la «disparidad de fechas» que constan en el contrato, precisando que «las firmas electrónicas son con fechas posteriores a la finalización de la prestación y una vez el contrato ya se encontraría vencido», una cuestión que el administrador de Neurona ha atribuido en sus escritos a meros errores.

EL CASO ‘NEURONA’

El núcleo de esta causa, en la que se investiga la presunta financiación irregular del partido, es el contrato que Podemos firmó con Neurona Comunidad por 363.000 euros por labores de consultoría política para las elecciones generales de 2019.

A lo largo de la instrucción, Escalonilla ha archivado varios asuntos que constaban en la denuncia presentada en diciembre de 2019 por el ex abogado de Podemos José Manuel Calvente, de la que partió el caso ‘Neurona’, tales como los contratos electorales con ABD o las obras de la nueva sede del partido. También cerró la investigación sobre las donaciones de la Caja de Solidaridad de la formación política a organizaciones afines pero la Audiencia Provincial le ha ordenado reabrirla.

Además, a raíz de un escrito presentado por la ex responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos Mónica Carmona, Escalonilla ha acordado abrir procedimientos independientes sobre los nuevos hechos denunciados por ésta, entre ellos el supuesto uso de una empleada del partido y ahora asesora del Ministerio de Igualdad como niñera de los hijos de la ministra, Irene Montero.