Quantcast

Bárcenas podrá salir de prisión en los próximos días

El extesorero del PP Luis Bárcenas podrá salir en los próximos días del centro penitenciario de Soto del Real, en el que se encuentra cumpliendo una condena de 29 años de prisión por la primera época de actividades de la trama Gürtel (1999-2005), una vez que la decisión del juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional de concederle un permiso penitenciario de 12 días ha adquirido firmeza, según han informado fuentes jurídicas.

Las fuentes consultadas han confirmado que la Fiscalía Anticorrupción, aunque se opuso en un primer momento a que Bárcenas obtuviera ya su primer permiso penitenciario al entender que era «prematuro», no ha recurrido el auto del juez de vigilancia penitenciaria José Luis Castro dictado el pasado 17 de marzo, por lo que ya es firme y permite que el extesorero pueda abandonar la cárcel por unos días.

Bárcenas solicitó este permiso después de que la Audiencia Nacional fijara en 12 años su estancia máxima en prisión, que corresponde al triple de la pena más alta impuesta, que fue de 4 años por un delito de blanqueo de capitales o contra la Hacienda Pública.

Así, una vez que la decisión del juez ya es firme, el extesorero puede decidir cuándo comenzar a disfrutar de este permiso penitenciario, según han apuntado las fuentes jurídicas consultadas, que precisan que no será este martes cuando abandone la prisión.

MÁS DE CUATRO AÑOS EN PRISIÓN

El extesorero ingresó en prisión en mayo de 2018 tras conocer la sentencia de la Audiencia Nacional que le condenó por los primeros años de la Gürtel, resolución que el Tribunal Supremo hizo firme en octubre de 2020, rebajando la pena de Bárcenas de 33 años y cuatro meses de cárcel a 29 años y un mes. A estos casi tres años, habría que sumar los casi dos años que estuvo en prisión preventiva.

Para hacer el cómputo de la pena, la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional también tuvo en cuenta las 154 comparecencias ‘apud acta’ cumplimentadas por el extesorero del PP compensándolo con 15 días de cárcel, así como los 44 meses de retirada de pasaporte que ha hecho que se descuenten otros 22 días.

En total más de cuatro años en prisión, que supone que, una vez establecido el límite de 12 años de estancia en el centro penitenciario, ya ha cumplido una cuarta de la pena necesaria para comenzar a disfrutar de días fuera de la prisión, según establece el Régimen Penitenciario.

Precisamente, el juez de Vigilancia penitenciaria afirmó en su auto que Bárcenas ha superado «en un año y cinco meses el requisito cuantitativo necesario para obtener un permiso de salida».

BUENA EVOLUCIÓN Y PROGRESIÓN

El juez Castro aprobó el permiso solicitado por el extesorero al tener en cuenta factores positivos como un informe de fecha de 25 de noviembre de 2020 que destaca que Bárcenas «ha utilizado su estancia en prisión desde una perspectiva constructiva y formativa, aprovechando las oportunidades que el programa tratamental le puede presentar».

«Su evolución y progresión penitenciaria ha sido permanente y constante, mejorando en lo regimental y en lo personal; manteniendo correctas relaciones con sus compañeros de internamiento y con los profesionales del Centro, lo que nos permite concluir que se trata de un interno primario con buena conducta en prisión, constatada por la ausencia de expedientes disciplinarios», concluye.

Otro de los factores tenido en cuenta para conceder el permiso penitenciario es que el tiempo en el que Bárcenas estuvo en libertad provisional no se produjo incidencia alguna o intento de fuga. Un riesgo que el juez ve ahora «anulado» debido a su situación familiar, pues el extesorero solo cuenta con el «apoyo externo» de su hijo, ya que su mujer, Rosalía Iglesias, se encuentra también en la cárcel cumpliendo 12 por el mismo procedimiento.

EL «ARREPENTIMIENTO» DE BÁRCENAS

Además, el juez recalcó como «requisito subjetivo» favorable que el extesorero del PP remitió de «forma voluntaria» a las autoridades competentes un escrito el pasado mes de enero en el que textualmente afirmaba que se «arrepiente de los delitos por los que ha sido condenado recientemente» por la trama Gürtel, «por no haber cumplido con el artículo 31.1 de nuestra Constitución, en el sentido de contribuir al sostenimiento de los Gastos Públicos de acuerdo con mi capacidad económica».

El escrito, recogido en el auto, subraya además que «dicho arrepentimiento es real» y que en ese sentido se ha expresado en alguna declaración pública. «La defraudación fiscal y la ocultación de fondos a la Hacienda Pública es un acto de clara insolidaridad con respecto a los ciudadanos que cumplen puntualmente con sus obligaciones fiscales», reconoce Bárcenas en su carta.

A todo ello añadió el juez de vigilancia penitenciaria que el extesorero ‘popular’ dio su autorización expresa para que la Audiencia Nacional pudiera reclamar a Suiza la repatriación de unos 20 millones de euros que tiene en cuentas bancarias del país helvético para satisfacer la responsabilidad civil establecida en la sentencia por Gürtel.

Por último, el magistrado también subrayó en su auto que el permiso también tiene el visto bueno por unanimidad por la Junta de Tratamiento, que está compuesta por «rigurosos profesionales penitenciarios que estudian y valoran las distintas variables que se dan en el penado y cuya actuación se ve presidida por el principio de legalidad y, en tanto órgano administrativo, por el presunción de veracidad».

Se da la circunstancia de que Bárcenas está siendo juzgado actualmente en la Audiencia Nacional por el presunto pago de la reforma de la sede nacional del PP con dinero de la caja ‘b’, si bien el juez destacó que ni la legislación penitenciaria ni el Código Penal establece que esta circunstancia pueda ser un obstáculo para conceder permisos penitenciarias.