Quantcast

Calvo insiste en garantizar la presencia de mujeres en las políticas públicas

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, ha destacado este lunes la necesidad de aumentar la presencia de mujeres en la vida y las políticas públicas, algo que pasa, ha defendido, por «colocar en la legislación de todos los países decisiones jurídicamente obligatorias», como por ejemplo «en las listas electorales y en los órganos del Estado», que «garanticen la presencia igualitaria de las mujeres».

«Es muy poco eficiente una sociedad en la que las mujeres no seamos líderes y portavoces», porque «una sociedad sin mujeres líderes está absolutamente desequilibrada», ha sentenciado la vicepresidenta durante su participación en el diálogo «Las mujeres y el liderazgo transformador para la Generación Igualdad», con el que se ha inaugurado el Foro Generación Igualdad, que organizan ONU Mujeres, el Gobierno de México y el Gobierno de Francia.

Calvo ha querido empezar su intervención con un recuerdo a las mujeres «que abrieron paso con caminos muy difíciles», porque «las sociedades sexistas que siguen discriminando a las mujeres en el mundo» suelen «olvidarse» de la historia de las mujeres.

Calvo ha querido poner en el foco la idea de la necesidad de «avanzar todas juntas» en un mundo en el que «está todo conectado». «Las mujeres del siglo XXI tenemos que incorporar una visión de la vida mucho más humana» y «hacerlo unidas», ha subrayado.

En su opinión, eso es fundamental para que sean las mujeres las que digan «qué nos pasa, qué necesitamos y cómo avanzan nuestros derechos, nuestras expectativas y oportunidades». «Si no colocamos los contenidos que creemos que tenemos que colocar en nuestras agendas, la de nuestros países, hacemos que todo esto sea mucho más lento y más desesperante», ha afirmado.

A este respecto, la vicepresidenta primera se ha referido a la necesidad de garantizar la presencia de las mujeres en las políticas públicas de cada país: «Se puede llamar cuotas, democracia paritaria, discriminación positiva» pero en realidad es «una cuestión de justicia y de derechos humanos».

En este sentido, ha puesto como ejemplo el caso de España, «con un Gobierno donde la mitad son mujeres», gracias a que «tenemos una legislación muy avanzada que nos ha costado mucho trabajo».

La vicepresidenta ha señalado en esta línea que «una vez alcanzado ese primer nivel de presencia hace falta no solo estar, hay que influir y tener una capacidad de fortaleza política suficiente». Y ha querido concluir su intervención con un mensaje positivo, «porque cada vez somos más las mujeres concienciadas» y «esa es la fortaleza que va a mover el mundo», en un movimiento «que ya es imparable»