Quantcast

Bodegas Cepa 21 reactiva sus planes de enoturismo: una oda al sabor, al campo y la libertad

  • Para celebrar la llegada de la primavera, la bodega boutique vallisoletana Cepa 21 propone nuevas experiencias sensoriales en torno al vino y al privilegiado paisaje que la rodea.
  • Rutas por la finca y los viñedos en bicicleta eléctrica, catas aromáticas y armonías con el chocolate que los hermanos Roca elaboran en su obrador de Girona, Casa Cacao, son las tres actividades quese podrán disfrutar.

Llega el buen tiempo y Bodegas Cepa 21, ubicada cerca de Castrillo de Duero, en Valladolid, reanuda su programa de enoturismo y lanza tres experiencias con gran potencial para convertirse en los primeros planes viajeros del año.

Vino de calidad
Cepa 21

Todas se orientan a descubrir cada rincón de la bodega y el paisaje de viñedos en que se integra, a disfrutar del ansiado aire libre y a reconectar con uno mismo a través del vino, ya sea en pareja, con amigos o en esa soledad con la que hemos aprendido a reconciliarnos.

Catas de chocolate con estrella

Para aquellos paladares educados que quieran vivir nuevas sensaciones en torno al vino, Cepa 21 propone una nueva experiencia basada en la armonía con chocolate (35 euros por persona; una hora y media de duración) y se posiciona como una de las primeras bodegas en traer esta tendencia enoturística a la Ribera del Duero. Lo hace, además, de la mano de una de las firmas chocolateras más prémium de nuestro país, Casa Cacao, que da nombre al proyecto de los hermanos Roca en Girona, un doble formato de hotel y obrador con espacio degustación dirigido por el menor de la saga, Jordi Roca.

Vino de calidad
Cepa 21

El chef pâtissier ha desarrollado una gama de bombones que buscan la diferencia por encima de la uniformidad, y en esta diversidad organoléptica se basa la cata, un recorrido de intensidad variable que demuestra la buena armonía entre el cacao y tres de las referencias de la bodega: Hito, Hito Rosado y Cepa 21. La actividad incluye una completa visita a los viñedos y a las instalaciones para conocer en profundidad los procesos de elaboración de los vinos: desde el cultivo de las cepas hasta la degustación, pasando por las fases de fermentación, crianza y etiquetado.

La riqueza aromática del tempranillo

La segunda de las experiencias de temporada, de dos horas de duración, se presenta como una de las más novedosas en el marco de la Ribera del Duero. Según José Moro, presidente de Bodegas Cepa 21 y Bodegas Emilio Moro, “el vino es un excelente catalizador de las emociones, es capaz de sacar lo mejor de las personas, y de transportarnos a la tierra. Y queremos que nuestros visitantes lo vivan en primera persona, por eso hemos diseñado experiencias de enoturismo que nos envuelvan con los cinco sentidos”.

Vino de calidad
Cepa 21

Por un precio de 45 euros por persona, este tour incluye un recorrido por viñedos, con explicación técnica del terroir, y una visita completa a la bodega y sus instalaciones que culmina con una cata aromática en copa individual del portfolio al completo de la bodega, formada por Hito, Hito Rosado, Cepa 21, Malabrigo y Horcajo, para descubrir los múltiples aromas de la variedad tempranillo, y acompañada con una degustación de tapas elaboradas con producto local vallisoletano, acordes a la personalidad de cada vino.

Wine and Bikes

La Ribera del Duero se despereza con los paisajes en su mejor momento de belleza. Con su tercera actividad, de dos horas de duración, Cepa 21 permite recorrer los viñedos en bicicleta eléctrica —con pedaleo asistido, para que la excursión sea cómoda y sencilla— y, si el tiempo lo permite, disfrutar de un picnic al aire libre entre viñedos con cata de las etiquetas Hito, Hito Rosado y Cepa 21 —una copa de vino por persona— y de productos de la zona. La actividad, sujeta a condiciones climatológicas por su diseño, también incluye con una visita a los diferentes espacios de la bodega: salas de elaboración, embotellado y barricas.

Vino de calidad
Cepa 21

Las tres experiencias están disponibles para el público con todas las medidas de seguridad desde el viernes 19 de marzo, de miércoles a domingo a las 10.00 h, 12.00 h y 15.00 h, y resultan idóneas para conocer en profundidad la filosofía de Cepa 21, sus instalaciones y su envidiable emplazamiento en una de las grandes zonas vinícolas de España, la Ribera del Duero. Además, este año, gracias a Enomatic, un dispensador puntero que se encuentra en la tienda física de Cepa 21, la bodega de Ribera ofrece al visitante una experiencia extra: poder disfrutar de una copa de vino y disfrutarla en la terraza de la bodega que se ha convertido ya en un verdadero balcón privilegiado a la Ribera del Duero. El programa completo para esta primavera puede consultarse en la sección de enoturismo de la página web www.cepa21.com.

Una bodega única

Situada en el pueblo de Castrillo de Duero, en Valladolid, Cepa 21 tiene como objetivo elaborar vinos de altísima calidad y cuidar al detalle todos los elementos que intervienen en la vinificación: desde la selección del terruño y la uva hasta un control pormenorizado de los procesos en viñedo y en bodega. El edificio, elegante y sobrio, está perfectamente integrado con el paisaje y equipado con la más moderna tecnología.

Vino de calidad
Cepa 21

Por su situación geográfica, domina un paisaje de cincuenta hectáreas de viñedo propio plantadas con cepas centenarias de la variedad Tinto Fino, una de las más puras del clon Tempranillo. Suelos propios de Ribera del Duero, altitudes y pendientes y una filosofía de trabajo que no utiliza ningún tipo de producto residual en la plantación dan como resultado vinos con toda la tipicidad de Ribera, eso sí, pasada por el crisol de la revolución vitivinícola de los últimos años.