Quantcast

Aragonès pide reactivar la mesa de diálogo «de manera inmediata»

El candidato a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), ha pedido este viernes reactivar la mesa de diálogo con el Gobierno «de manera inmediata» y ha asegurado que, si es investido presidente, convocará un ‘Acuerdo Nacional por la Amnistía y la Autodeterminación’ que agrupe todas aquellas formaciones políticas, instituciones y entidades que están de acuerdo con la libertad de los presos del 1-O y con un referéndum.

Lo ha dicho en su discurso de investidura en el pleno del Parlament, en el que no obtendrá los votos necesarios para ser elegido presidente, ya que solo cuenta con el apoyo de su propio partido y de la CUP, mientras que Junts se abstendrá.

Aragonès ha reconocido que la mesa de diálogo «ha empezado con mal pie» y que no resolverá el conflicto de manera inmediata, pero ha advertido de que esto no puede servir como excusa para cronificarlo, y ha llamado a recuperar la unidad estratégica del independentismo.

El candidato republicano ha afirmado que el independentismo «es mayoritario» en Cataluña y ha recordado que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont está en Bélgica, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y el líder de ERC, Oriol Junqueras, en prisión, y el expresidente del Govern Quim Torra está inhabilitado.

«Compañeros y compañeras en la cárcel y en el exilio. Compañeras y compañeros pendientes de juicio por el simple hecho de trabajar para que la ciudadanía de Cataluña pueda decidir libremente su futuro político. Y esto es una auténtica anomalía democrática», ha criticado.

Por eso, ha apostado por «romper este espiral represivo», que considera que no soluciona nada y solo provoca dolor y bloquea el conflicto, y ha considerado que se debe optar por la política y hacerlo con urgencia.

En este sentido, ha recordado que la propuesta de ERC es una mesa de diálogo entre gobiernos donde se pueda hablar de todo y donde los resultados de la negociación sean refrendados por la ciudadanía de Catalunya, aunque lamenta que esta mesa «no ha comenzado bien».

«No hay excusa que valga ni tenemos más tiempo que perder. Hay que reactivar este espacio de negociación y hay que hacerlo de forma inmediata. Hay que reactivar este espacio de negociación sin más demora y hay que exigir al Estado que venga con una propuesta», ha subrayado.

ESCEPTICISMO CON LA MESA

Aragonès ha admitido que entiende el escepticismo y la desconfianza en esta mesa porque dice conocer al Estado: «La única certeza que tenemos es que será una negociación dificilísima».

Sin embargo, ha llamado a afrontarla recuperando la unidad estratégica del independentismo que tuvo antes del 1-O de 2017 y aprovechando la fuerza que, a su juicio, da el haber superado el 50% de los votos favorables a partidos independentistas en las elecciones catalanas del 14 de febrero, ya que quiere ir a esta mesa de diálogo representando a toda Cataluña, no solo al independentismo o al Govern.

«Un proceso de negociación que no resolverá inmediatamente el conflicto, pero que no se puede convertir en la excusa para alargarlo en el tiempo y cronificarlo. Por eso, dotémonos de las mejores metodologías, evaluémoslo y decidamos cómo avanzar en el marco de esta legislatura», ha añadido.

Por esto, ha anunciado que convocará un «Acuerdo Nacional por la Amnistía y la Autodeterminación» que incluya a todos los actores a favor de que el conflicto se resuelva con libertad de los presos independentistas y con un referéndum, aunque no ha concretado si este es el espacio de coordinación que quiere que tenga el independentismo.

En la negociación de la investidura, ERC y la CUP han pactado que se cree una mesa de coordinación estratégica del independentismo con los principales actores favorables a la independencia, y este ha sido uno de los escollos para lograr un acuerdo con Junts, ya que la formación de Puigdemont quiere que este espacio de coordinación sea el Consell per la República, algo que los republicanos rechazan.

«ME DEJARÉ LA PIEL»

Para Aragonès, es necesario que entre todos los actores favorables a la autodeterminación y la amnistía acuerden cómo avanzar para hacer posibles estas dos demandas: «Acordemos entre todos cómo debe ser la deliberación que nos lleve a una votación que represente la voluntad soberana del pueblo de Cataluña».

«No les puedo garantizar que lo logremos. Pero lo que sí que les aseguro es que me dejaré la piel. Le dedicaré todos los esfuerzos, todas las energías. Absolutamente todas. Y si, pese a todos los esfuerzos, no lo logramos, no desfalleceremos y seguiremos construyendo las alternativas para construir la república catalana», ha concluido.