Quantcast

La ley de Cambio Climático supera la fase de ponencia en el Congreso

El proyecto de Ley de Cambio Climático ha superado este jueves 25 de marzo la fase de Ponencia del Congreso con el apoyo de PSOE, Unidas Podemos, ERC, EH Bildu, PNV y Teruel Existe, pero los socios de Gobierno, socialistas y ‘morados’, quieren recabar un apoyo “mayoritario”. En total, se han discutido 757 enmiendas presentadas por todos los grupos parlamentarios de la Cámara Baja.

El diputado de Unidas Podemos, Juan López de Uralde, ha manifestado en rueda de prensa en el Congreso de los Diputados que esta es una norma “fundamental; muy importante, porque va a cambiar el marco normativo sobre una serie de cuestiones transversales que afectan a todos en el día a día”.

Uralde ha agradecido el apoyo a las modificaciones introducidas en el texto de ERC, EH-Bildu, PNV y Teruel Existe y ha destacado que aunque el consenso es “mayoritario”, hay grupos que “todavía no han mostrado claramente su posición”. “Esperamos y deseamos que de aquí al proceso final se sumen más grupos, pero los apoyos actuales son suficientes para la aprobación de la ley”, ha advertido.

Así, ha adelantado que el se debatirá en la Comisión para la Transición Ecológica y Reto Demográfico del Congreso de los Diputados “probablemente” la semana posterior a la Semana Santa y ha defendido que es “un texto mejor” que el proyecto de ley que llegó a la Cámara Baja “tanto en ambición como en la eficacia de la misma”.

Uralde ha expuesto los diez aspectos “novedosos” respecto al texto original que han enriquecido la ley. En concreto, se ha introducido la importancia de garantizar la armonización y el desarrollo económico de las zonas receptoras de centrales de energías renovables respetando los valores ambientales del territorio o que tendrá en cuenta la “mejor y más reciente evidencia científica disponible”.

Respecto a los objetivos de la ley para 2030, ha afirmado que se ha avanzado en “todos” puesto que el objetivo de reducción de emisiones pasa del 20 al 23%; el de penetración de renovables en el consumo de final de energía, del 35 al 42%; se ha elevado del 70 al 74% el input renovable en el conjunto del sistema eléctrico y se ha mejorado el objetivo de eficiencia energética hasta el 39,5%. No obstante, ha afirmado que existe “voluntad” de introducir en los próximos pasos legislativos una modificación para que estos objetivos se revisen de nuevo en 2023.

Por otro lado, ha añadido que se impulsará también la digitalización de la economía para contribuir a descarbonizar la economía y que se reforzará el impulso a la rehabilitación energética de los edificios que para Uralde es “uno de los mayores yacimientos de empleo” y que además puede comportar “importantes reducciones” de gases de efecto invernadero.

Además, ha destacado que el artículo 8.bis supondrá el fin de la exploración y explotación futura de hidrocaburos y la minería de uranio a partir de la entrada en vigor de la ley, lo que a su juicio, da por terminado “sin lugar a dudas” el proyecto de mina de uranio en Retortillo (Salamanca) –que está en proceso de tramitación administrativa–.

“Ya no se darán más permisos de exploración o explotación a materiales con propiedades radiactivas o fisionables. Esto es muy importante para el progresivo final de la energía nuclear y fósil para pasar a una 100 por 100 renovable. Que se sume el fin de los proyectos de minería de uranio refuerza el contenido de la ley”, considera.

En esa línea, opina que el texto refuerza la prohibición de la explotaciones de hidrocarburos para lo que ha tratado de “dejar muy claro” que no se procederá a admitir a trámite ninguna solicitud. “Esto termina con la especulaciones de algunos proyectos que vienen de atrás y que tienen que terminar porque hablamos de un cambio del paradigma”, ha precisado.

Otro aspecto nuevo es la defensa de la introducción de una dieta alimentaria de calidad y contra el cambio climático y la consideración de los impactos este en la salud pública. Entre las mejoras citadas celebra la enmienda pactada que establece que el despliegue de las renovables deberá ser compatible con la conservación del patrimonio natural y combatir el deterioro demográfico.

Asimismo, durante la ponencia se ha introducido una enmienda para el fortalecimiento de la capacidad de los bosques como sumideros de carbono y que dará “importancia política” a la política forestal. Al mismo tiempo, defiende que el texto legislativo plantea tres compromisos clave de futuro como una ley de movilidad sostenible, una revisión del sistema energético y un impulso al ferrocarril como elemento de transporte importante para reducir emisiones.

“Invito al resto a sumarse a la ley de cambio climático para que salga adelante con el mayor consenso posible y que todo el mundo está reclamando desde hace ya demasiado tiempo”, ha concluido.

FALTA DE AMBICIÓN

Sin embargo, desde Verdes Equo (Equo y Más País) lamentan que los debates en ponencia no hayan permitido aumentar la ambición de la ley climática y critica que sus enmiendas “plenamente alineadas” con la ciencia, el Acuerdo de París y con la juventud han sido “sistemáticamente marginadas por PSOE y UP”.

No obstante, adelantan que “hasta el último momento” seguirán negociando y proponiendo para que la ley esté “a la altura del reto climático”, ya que opina que hace falta “más valentía para que la ley no nazca vieja y sea un apalanca de cambio”. Por eso pide al Gobierno, y sus apoyos de Bildu y ERC que rectifiquen y apuesten por una “mayor ambición climática”.

Desde el Partido Popular, el ponente y portavoz en la Comisión para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Diego Gago, ha señalado que el proyecto aprobado en la ponencia es “pobre”, llega “tarde” y con una gran falta de “diálogo previo”. En su opinión, el Gobierno ha empezado la casa por el tejado aprobando, primero el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y, posteriormente la ley de cambio climático, de modo que el proyecto ha tenido que “autoenmendar sus objetivos”.

A su juicio, el hecho de que se haya presentado 757 enmiendas a un texto de 36 artículos “da idea de la falta de diálogo previo y el desatino”. Su grupo parlamentario planteó 90 enmiendas.

Si bien, reconoce que en la fase de ponencia el proyecto de ley “ha mejorado mínimamente” con enmiendas de “todos los grupos”, opina que a la ley le que da “mucho camino de mejora”. Con todo, ha añadido que para el PP, el futuro social y económico de España han de ir de la mano de los objetivos de lucha contra el cambio climático y esto pasa por una transformación productiva y sostenible de la economía.

“Tenemos un firme compromiso con la lucha contra el cambio climático. Compartimos los objetivos con el Gobierno, pero nos diferencian las autopistas de como alcanzarlos. El cambio climático es un grandísimo problema, el mayor reto de la sociedad, pero es una fuente de oportunidades para España”, ha concluido.