Quantcast

Borràs admite la delegación de voto del exconseller Puig

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha admitido la delegación del voto solicitada por el exconseller y diputado de Junts Lluís Puig para el pleno de investidura de este viernes, y el PSC-Units y Cs han pedido reconsiderar esta decisión, algo que deberá debatirse en una reunión de la Mesa de la Cámara antes de que empiece la sesión.

Puig, que se encuentra en Bruselas, ha pedido este jueves delegar el voto para el pleno, en el que se votará la candidatura del republicano Pere Aragonès como presidente de la Generalitat, y Borràs lo ha aceptado de acuerdo a una autorización de la Mesa del 16 de marzo, según el acuerdo de la presidenta.

Así, Borràs ha decidido admitir a trámite la delegación del voto de Puig sin llevarlo a la Mesa, que deberá reunirse este viernes a las 9.00 horas –el pleno empieza a las 10.00– para tratar la petición de reconsideración que han presentado el PSC-Units y Cs, y a las 9.10 se reunirá la Junta de Portavoces.

Fuentes socialistas han explicado que consideran que Borràs ha hecho una «interpretación excesivamente expansiva» de este acuerdo del 16 de marzo, por el que se delegan las funciones de la Mesa en la Presidencia en determinados supuestos.

INFORME DE LOS LETRADOS

Además, los socialistas han registrado una petición para que Borràs solicite un informe jurídico a los letrados del Parlament sobre si la admisión de la delegación del voto de Puig para la investidura es conforme a derecho, y pide recibir el informe antes de que la Mesa deba decidir sobre la petición de reconsideración.

El PSC-Units ha criticado que la decisión de Borràs va en contra de un informe de los servicios jurídicos de la Cámara de 2018, algo que también resalta Cs en su petición de reconsideración, en la que también aseguran que «no concurre ninguna de las causas» previstas en el Reglamento del Parlament que permita la delegación de voto de Puig.

En el pleno de constitución del Parlament, la Mesa de Edad rechazó la delegación del voto solicitada por Puig, ya que se opusieron los dos miembros más jóvenes de la Mesa, el diputado socialista David González y el de Vox Alberto Tarrades, pese a que el presidente de ese órgano al ser el de más edad, Ernest Maragall (ERC), votó a favor.

Además de admitir la delegación del voto de Puig, Borràs también ha aceptado la del diputado de Junts Eusebi Campdepadrós, y la del republicano Ruben Wagensberg, que ha estado en contacto con un positivo de coronavirus.