Quantcast

Castilla y León dice no haber hablado con Darias del cierre de actividad no esencial a las 20h

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha reconocido no haber hablado con la Ministra de Sanidad, Carolina Darias, sobre un posible adelanto a las 20.00 horas del cierre de la actividad no esencial durante la Semana Santa, a pesar de que ambas se comunican a diario, porque «igual tenía algún prurito».

«Habría sido gracioso que hubiese hablado conmigo del toque de queda», ha señalado la consejera durante su intervención en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León, sobre la posibilidad de que Darias ponga sobre la mesa el adelanto del cierre de la actividad esencial a las 20.00 horas en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) de esta tarde.

En Castilla y León, el adelanto del toque de queda a las 20.00 horas estuvo vigente durante un mes, del 16 de enero al 16 de febrero, hasta el Tribunal Supremo lo suspendiese tras ser objeto de recurso por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, pero la Junta estableció como horario máximo las 20.00 horas para actividad no esencial hasta el pasado, 23 de febrero, cuando se ampliaba hasta las 22.00 horas.

«No sería de extrañar que el toque de queda esté sobre la mesa porque lo demandaron once comunidades autónomas», ha recordado Casado, quien también aboga por cambiar un marco legal que considera que «no es correcto» y que «genera mucho agobio», todo ello mientras otros países como Alemania «se plantean cinco días de cierre total».

Así, aunque «no hay nada por escrito en cuanto a lo que propone la ministra», Casado ha reconocido que Darias es una mujer «muy consensuadora» y que «pelea mucho por la salud», por lo que ha avanzado que Castilla y León estará a su lado si plantea «cosas razonables en la línea de evitar muertes». «Castilla y León va a apoyar la postura que ella plantee pero tiene que haber un acuerdo dentro del CISNS», ha matizado la consejera.

En la misma línea se ha expresado, a través de su perfil de Twitter, el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, quien ha defendido que esto sería «una medida eficaz» y ha avanzado que el Gobierno tendrá el apoyo de la Junta si lo precisa. «Lo primero es evitar la cuarta ola y salvar vidas, no haremos política con esto», ha incidido Igea.