Quantcast

La UE prorroga hasta agosto las cuotas de pesca compartidas con Reino Unido

Los ministros de Pesca de la Unión Europea han llegado este martes a un acuerdo para prorrogar hasta el 31 de julio de este año las posibilidades de pesca provisionales de los ‘stocks’ compartidos con Reino Unido a la espera de un acuerdo con las autoridades británicas para fijar las cuotas definitivas que podría llegar en las próximas dos semanas.

«Tras varias horas de negociación, este Consejo de ministros ha alcanzado el objetivo de aprobar las cuotas provisionales hasta el 31 de julio para los recursos compartidos con Reino Unido», ha anunciado en una rueda de prensa el ministro de Mar de Portugal, Ricardo Serrao, que este semestre ostenta la presidencia de turno de la UE.

Desde la salida de Reino Unido de la UE, Bruselas y Londres deben negociar cada año las posibilidades de pesca para un centenar de poblaciones cuya gestión es compartida. De especial interés para España son, por ejemplo, los gallos, rape y merluza capturados en las aguas del Gran Sol.

Como todavía no han conseguido lograr un acuerdo con respecto a las de este año, la UE ha decidido asignarse cuotas provisionales para cada uno de los ‘stocks’ y permitir así que su flota siga faenando mientras Bruselas y Londres acuerdan las cuotas definitivas.

El primer plan de contingencia contemplaba un periodo provisional hasta el 31 de marzo y, aunque las consultas entre Bruselas y Londres podría finalizar pronto, los responsables de Pesca de los Veintisiete han acordado prorrogar la solución provisional hasta el 31 de julio.

La extensión, sin embargo, recoge algunos cambios. En lugar de tomar como referencia las capturas permitidas en 2020 (la que se ha utilizado en el primer trimestre), la flota comunitaria podrá pescar hasta agosto un 58,33% de lo que había recomendado el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) para todo el año.

FLEXIBILIDAD CON LAS POBLACIONES ESTACIONALES

España considera que se trata de un acuerdo «positivo» porque se ven «perfectamente atendidas» las «sensibilidades» con las que la delegación liderada por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, llegaba a la reunión, según han explicado fuentes de su departamento.

España, en particular, ha conseguido mantener las posibilidades de pesca de besugo. Otra preocupación del Gobierno se centraba en el rape y gallo capturados en el Oeste de Escocia y el Mar Céltico, poblaciones muy estacionales y cuya pesca se concentra en la primera mitad del año.

Finalmente, el acuerdo logrado entre los ministros no eleva el porcentaje máximo de capturas para estas especies, pero sí incorpora una declaración en la que Bruselas se compromete a aplicar cierta «flexibilidad» y aumentar las posibilidades de pesca si surge la necesidad en una población concreta, han explicado las mismas fuentes.

Esta solución busca no «interferir» en la negociación con Reino Unido, que podría concluir en las próximas dos semanas, según ha trasladado la Comisión Europea a las capitales del bloque durante estos dos días de reunión.

ACUERDO INMINENTE CON REINO UNIDO

De hecho, el comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, ha destacado que el acuerdo sobre la cuotas provisionales da «tiempo» a Bruselas para seguir negociando con Londres y ha confiado en que las cuotas provisionales que han prorrogado los ministros tengan «una vida muy corta».

«Mi esperanza es que este acuerdo tenga una vida corta y lo podamos reemplazar con unas cuotas definitivas tras lograr un acuerdo con Reino Unido», ha confiado el comisario lituano, que después se ha mostrado «optimista» de cara a un pacto «rápido» con las autoridades británicas.

El Ejecutivo comunitario cree que podría sellar el pacto con Londres en las próximas dos semanas. De ser cierto, los ministros de Pesca de la UE sustituir las cuotas provisionales que han sido extendidas por las definitivas en su reunión prevista para finales de abril.